17 de diciembre de 2015 00:00

La ‘U’ tiene una ventaja sobre Emelec en finales del campeonato 

Liga de Quito derrotó 7-0 a Emelec en la Casa Blanca en 1998. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Liga de Quito derrotó 7-0 a Emelec en la Casa Blanca en 1998. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 11
Martha Cordova

Es la final más abultada que se registró en el fútbol ecuatoriano y de la que los hinchas de Liga Deportiva Universitaria
se sienten orgullosos. El 7 por 0 de la ‘U’ sobre Emelec se registró el 27 de diciembre de 1998, en el estadio Casa Blanca.

Ulises De la Cruz (3), Eduardo Hurtado (2), Álex Escobar y un autogol de Pavel Caicedo dejaron escrito el histórico marcador que coronó a Liga de Quito campeón de 1998. Se trataba de la quinta corona en su palmarés.

Cuatro días antes, el 23 de diciembre, en el estadio Capwell de Guayaquil, Emelec había ganado 1 por 0 con anotación de Jaime Iván Kaviedes.

Además de ser un marcador poco usual en el fútbol nacional, se trató del primer título que logró Liga en su estadio.

El entrenador era el brasileño Paulo Massa. La plantilla de jugadores además estuvo conformada por Jacinto Espinoza, Byron Tenorio, Santiago Jácome, Néicer Reasco, Nixon Carcelén, Luis González, Eladio Rojas, Carlos María Morales, Juan Elio Guamán, Patricio Hurtado, Alfonso Obregón, Danilo Samaniego, Hjalmar Zambrano, Pedro Salvador, Luis Capurro y Paúl Guevara.

Por el club Emelec estuvieron jugadores como el fallecido Otilino Tenorio y el arquero Álex Cevallos, quien recibió los siete goles.
Después del partido, Cevallos se quedó por 30 minutos llorando en el pasto de la  Casa Blanca. Uno de los jugadores que fue a consolarlo fue Jacinto Espinoza, arquero de Liga, pero con un pasado importante en Emelec.

Los azules, sin embargo, celebraron un hecho histórico. Fue la temporada en la que se pudo superar la marca de 36 goles que había impuesto el argentino-ecuatoriano Ángel Luis Liciardi con 36 goles. Se volvió un mito hasta que Jaime Iván Kaviedes conquistó 43 tantos.

Tras ese récord, el ‘Nine’ fue transferido al Perugia, de la ­Liga Italiana.

La otra final que Liga ganó a Emelec fue en el 2010. Fue el primer título que el club albo conquistó fuera de su estadio.
El 5 de diciembre del 2010 se jugó la primera final en el estadio Casa Blanca. Liga venció 2 por 0 con anotaciones de Miller Bolaños, hoy en el conjunto azul y goleador del campeonato nacional.

Una semana después, el 12 de diciembre, Liga perdió 1 por 0 por el gol de David Quiroz. La victoria y el título fueron para la ‘U’, que estuvo dirigido por el argentino Edgardo ‘Patón’ Bauza.
El plantel albo vivía momentos especiales, pues entre el 2008 y 2010 ganó cuatro coronas internacionales, inéditas para el fútbol nacional: la Libertadores, la Sudamericana y dos Recopas. Con la experiencia que le dio jugar esas finales enfrentó a Emelec en el Capwell.

La estructura base estaba conformada por la experiencia del guardameta José Francisco Cevallos, entonces con 39 años; la seguridad de Norberto Araujo, el sacrificio de William Araujo en el medio campo, y la vocación goleadora de Juan Salgueiro y Hernán Barcos.

Emelec jugó bajo la dirección técnica del argentino Jorge Sampaoli, actual seleccionador de Chile, quien tras perder esa final dio un paso al costado.

El plantel albo estuvo conformado, además, por Jorge Guagua (hoy en Emelec), Diego Calderón, Néicer Reasco, Marlon Ganchozo, José Valencia, Ulises de la Cruz, Patricio Urrutia, Carlos ‘Chino’ Luna, Walter ‘Mamita’ Calderón.

Para Bauza fue el segundo título a escala nacional que logró con Liga de Quito.

En Emelec jugaron Javier Klimowicz; Gabriel Achilier, Carlos Andrés Quiñónez, Marcelo Fleitas, Eduardo Morante, Fernando Giménez, David Quiroz, Pedro Quiñónez, Fernando Gaibor, Leandro Torres, Joao Rojas, Santiago Biglieri, Christian Menéndez y Jaime Ayoví.

Esa final fue ‘pitada’ por el manabita Carlos Vera, que anoche las hizo de anfitrión, en su calidad de presidente de la Federación Deportiva de Manabí.

Liga dio la vuelta olímpica en el estadio Capwell, en un hecho sin precedentes, antes solo lo había hecho en el estadio Atahualpa y en la Casa Blanca.

Tras la final que se jugó anoche, el domingo estos rivales vuelven a Ponciano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (5)