12 de abril de 2016 15:49

El Real Madrid acabó con una maldición de 14 años en el Santiago Bernabéu

El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (segundo izq.) celebra su tercer gol, y tercero del equipo frente al Wolfsburgo alemán, durante el partido de vuelta de cuartos de final de la UEFA Champions League jugado en el estadio Santiago Ber

El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (segundo izq.) celebra su tercer gol, y tercero del equipo frente al Wolfsburgo alemán, durante el partido de vuelta de cuartos de final de la UEFA Champions League jugado en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 8
Agencia EFE

Mucho se ha hablado y escrito de la mística del Bernabéu, del miedo escénico, del espíritu de Juanito, pero lo cierto es que el Real Madrid ha tardado catorce años en volver a remontar un marcador adverso en la UEFA Champions League.

La victoria sobre el Wolfsburgo por 3-0 con tres goles de Cristiano Ronaldo significó la clasificación del equipo madridista para las semifinales de la máxima competición europea y el fin a una maldición que se acercaba ya a los tres lustros de remontar un marcador adverso, en este caso el 2-0 sufrido en la ida.

Y si se extiende a este marcador entre los distintos torneos, el cuadro blanco no revertía un 2-0 adverso desde hacía 22 años en Copa del Rey y 29 en la Copa de Europa.

La historia señala al conjunto madridista como un cuadro ligado a la épica, a memorables remontadas en noches de partidos europeos, como ocurrió ante Derby County, Celtic, Anderlecht, Inter, Borussia Mönchengladbach o
Estrella Roja, pero para eso hay que remontarse a los años 70, 80 y 90.

Pero han tenido que pasar muchos años, catorce, para que la afición del Real Madrid asistiera a una remontada tras perder en la ida.

Ocurrió el 10 de abril de 2002. El conjunto que entonces dirigía Vicente del Bosque cayó en la ida de cuartos de final, ocho días antes, en el Olímpico de Múnich ante el Bayern por 2-1.
El camerunés Geremi Njitap adelantó al equipo español en los primeros compases, pero el acoso bávaro encontró la recompensa en los goles de Stefan Effenberg y el peruano Claudio Pizarro.

En la vuelta sufrió la afición blanca, que tuvo que esperar hasta bien entrada la segunda parte para que su equipo sellara la clasificación con los goles de Iván Helguera y José María Gutiérrez Guti.

Del Bosque formó con César; Míchel Salgado, Helguera, Hierro, Roberto Carlos; Figo (Geremi, m.87), Makelele, Zidane, Solari; Raúl y Morientes (Guti, m.80).

El Real Madrid pasó y acabó consiguiendo la Novena en Glasgow ante el Bayer Leverkusen con el famoso tanto de Zinedine Zidane, actual entrenador madridista.

En cuanto al 2-0 en sí, en la Copa del Rey revirtió un 2-0 adverso ante el Mallorca, que jugaba en Segunda división, con un doblete del chileno Iván Zamorano y una diana de Alfonso Pérez Muñoz.
Y en la máxima competición continental, cuando aún era Copa de Europa, en la campaña 1986/87 la última vez que remontó dos tantos de desventaja fue en los cuartos ante el Estrella Roja.

Perdió en Belgrado por 4-2 y en la vuelta, el 18 de marzo de 1987, Emilio Butragueño y Manuel Sanchis, firmaron el 2-0 que clasificó a los blancos por el valor doble de los tantos en campo contrario. En semifinales, el Bayern Múnich frenó su andadura tras ganar 4-1 en la capital bávara y perder por 1-0 en el Bernabéu.

Mucho tiempo ha pasado por tanto desde aquella noche también ante el equipo alemán de hace catorce años, con remontadas que quedaron en el camino, como la de hace tres campañas ante el Borussia Dortmund.

El cuadro que dirigía Jurgen Klopp venció en la ida de semifinales por 4-1 en la gran noche del polaco Robert Lewandowski, y en la vuelta el equipo madridista se quedó a un tanto en un final frenético en el que Karim Benzema y Sergio Ramos marcaron en el tramo final para situar el insuficiente 2-0.

Incluso en las semifinales de la temporada 2011-12 rozó ante el propio Bayern la remontada tras perder por 2-1 en la ida. El portugués Cristiano Ronaldo puso rápidamente el 2-0, pero el holandés Arjen Robben, de penalti, situó el 2-1 que ya resultó inamovible. La eliminatoria se tuvo que resolver en la tanda de penas máximas, en la que el cuadro germano salió airoso tras malograr sus lanzamientos el luso, el brasileño Kaka y Sergio Ramos.

En este siglo equipos como Roma, Lyon y el pasado año Juventus, ganaron la ida como locales por un tanto de diferencia y no hubo remontada en el Bernabéu, que volvió a vivir otra noche que recordó de nuevo a gestas que comenzaban a quedar demasiado lejos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)