23 de octubre de 2014 15:36

La historia del estadio de Capiatá, vetado para la revancha contra Boca

Estadio de Capiatá. Foto: La Nación / Cancha Llena /GDA

Estadio de Capiatá. Foto: La Nación / Cancha Llena /GDA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
La Nación de Argentina / GDA
Logo GDA

A 27 kilómetros de Asunción, capital de Paraguay, la ciudad de Capiatá se encuentra en el Departamento Central y, según el último censo realizado en 2011, allí habitan 232 257 personas, que hablan español y guaraní con la misma naturalidad.

El nombre significa "paja dura", lo que suele decorar la geografía del lugar. Cerca de la Alcadía está la iglesia principal, el hospital público y la comisaría.

También, a un par de cuadras, se encuentra el estadio Deportivo Capiatá, aunque suele pasar desapercibido. Aquí, esta noche, Boca debía jugar la revancha ante el conjunto local, por los octavos de final de la Copa Sudamericana, pero no fue aprobado por la Conmebol y el encuentro se jugará en otra cancha.

Esta estructura se construyó en 2009 y recién este año tuvo un sistema de iluminación para poder jugar partidos de noche. Se calcula que tiene una capacidad para 10 mil personas, pero lo cierto es que no alberga más de ocho mil.

Sus vestuarios se asemejan más a los de un club de barrio que a los de un equipo de primera división que juega competencias internacionales.

Esto resulta suficiente para un equipo que se fundó el 4 de septiembre de 2008, más de un año después de que Boca se alzara con su sexta y última Copa Libertadores, y resultó de la fusión de varios equipos de la liga local.

Pero la construcción del estadio no fue uno de los primeros sueños de los fundadores, aunque se terminó convirtiendo en una obligación para la proyección deportiva del club. "Como nuestro equipo es, de hecho, la Liga Capiateña de Fútbol perteneciente a una federación amateur, para jugar en primera división necesitábamos un estadio. Entonces, recibimos la ayuda particular", contó el presidente de Capiatá, Oscar Barreto, en diálogo con AP.

De todas formas, el club no es propietario del establecimiento y deberá esperar mucho tiempo para poder hacerlo. ¿Por qué? "Lo construyó una empresa privada hace tan sólo cuatro años y lo usamos en condominio desde hace dos temporadas. Dentro de 30 años será propiedad de Capiatá, de acuerdo con el contrato", agregó el dirigente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)