16 de marzo del 2016   00:00

La espera y el desahogo de Marcelo Argüello tras el gol de la ‘AKD’

Marcelo Argüello (izq.)  y el guardameta Nelson Schonberger antes del entrenamiento del 15 de marzo del 2016 en el complejo de Deportivo Quito en Carcelén. Foto: Carlos A. Rojas/ EL COMERCIO

Marcelo Argüello (izq.) y el guardameta Nelson Schonberger antes del entrenamiento del 15 de marzo del 2016 en el complejo de Deportivo Quito en Carcelén. Foto: Carlos A. Rojas/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Carlos Augusto Rojas

Marcelo Argüello esperó más de un año para volver a gritar un gol en una cancha de fútbol. Esa fue una de las razones por las que el ariete de 23 años corrió emocionado y luego se arrodilló con las manos levantadas en señal de agradecimiento tras el tanto del pasado sábado en el empate 1-1 de Deportivo Quito ante Colón en el estadio Reales Tamarindos de Portoviejo.

Volver a anotar fue un "desahogo" para el atacante de
1,86 metros de estatura. "Me ha tocado vivir situaciones feas, porque fui muy pegado a mi abuelo y lo perdí en el 2014. Eso me dolió mucho. Además, había algo personal y con ese tanto me desahogué de todo eso", contó el argentino que en su país se ha puesto las camisetas de Colón de Santa Fe y de Gimnasia de Jujuy.

"El delantero vive de hacer goles. Antes de esta racha larga de no marcar estaba acostumbrado a anotar… cuando vi que la pelota llegaba a la red no sabía cómo festejarlo, grité y agradecí al Señor".

En el 2015, contó el deportista, jugó pocos partidos con Gimnasia de Jujuy, en la primera mitad del año, y no logró convertir. Luego, llegaron las molestias físicas, las lesiones y no tuvo las oportunidades para mostrarse. "Los delanteros vivimos de hacer goles", reiteró una vez más el martes 15 de marzo del 2016 antes de la práctica del conjunto chulla.

¿Se abrirá una vez más el arco? "Ojalá, Dios quiera. Como dije, un delantero vive del gol pero si me toca o no que lo haga cualquiera para que el equipo pueda ganar y logremos el objetivo", dijo el deportista que empezó a jugar desde niño en sus "pueblitos", Sebastián Gaboto y Monje en la provincia de Santa Fe. "Luego, en el 2010 fui a Colón y profesionalmente empecé en el 2012", añadió el futbolista.

Los chullas se entrenaron con aparente normalidad este martes, a pesar de que el lunes 14 de marzo renunciaron Patricio Alvarado y Bladimir Dávila, hasta entonces presidente y gerente.

Por tal motivo, el lunes 21 de marzo se realizará una
Asamblea Extraordinaria a la que están convocados socios, abonados y hasta exdirigentes para buscar soluciones a los problemas económicos y administrativos del elenco de la Plaza de la Teatro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)