7 de noviembre de 2017 15:22

Tim Cahill, lesionado y con 37 años, es la gran esperanza australiana ante Honduras

Agentes de la policía hondureña escoltan al jugador de la selección de Australia Tim Cahill a su llegada el lunes 6 de noviembre de 2017, al Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales de la ciudad de La Lima (Honduras). EFE

Agentes de la policía hondureña escoltan al jugador de la selección de Australia Tim Cahill a su llegada el lunes 6 de noviembre de 2017, al Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales de la ciudad de La Lima (Honduras). EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Lesionado en el tobillo y a punto de cumplir 38 años, el talismán Tim Cahill vuelve a ser la gran esperanza de la selección australiana, en el repechaje contra Honduras para el Mundial de Rusia 2018 cuyo partido de ida es el viernes en San Pedro Sula.

El compromiso del capitán australiano no ofrece dudas. Esta semana se presentó en el aeropuerto de Melbourne con una bolsa de hielo en el tobillo derecho, tras lesionare unos días antes en el campeonato australiano.

Su objetivo, acelerar el tratamiento durante el vuelo de 15 horas a Honduras y poder saltar al césped el viernes en San Pedro Sula, para disputar ante Honduras la ida del repechaje del Mundial 2018.

“Tengo 20 años de experiencia con lesiones al más alto nivel y puedo acelerar el proceso con trabajo constante”, dijo antes de montarse en el avión.

“Tenemos un vuelo de 15 horas, así que conseguiré probablemente hacer cuatro tratamientos más el hielo durante todo el camino. Pero no correré peligro de hacerme daño”, explicó.

Cuarto Mundial

El antiguo goleador del Everton, 103 partidos con Australia y 50 goles, ha jugado los tres últimos Mundiales y quiere poner la guinda a su carrera con un cuarto en Rusia. En 2015 levantó la Copa de Asia con Australia -que dejó la Confederación Oceánica para competir un nivel más alto-.

Cahill ya fue el héroe del pre-repechaje asiático en octubre, marcando un doblete en el partido de vuelta que clasificó a su selección ante Siria (2-1 tras prórroga, 1-1 en la ida).

Con esta actuación Cahill, que también tiene las nacionalidades samoana -por su madre- e inglesa -por su padre-, alcanzó los 50 goles como internacional, a un mes de cumplir los 38 años (6 de diciembre).

El pasado viernes sufrió un golpe en el tobillo derecho en un partido del campeonato australiano entre el Melbourne City, su equipo, y el Sídney.

Desde entonces la hinchada de los ‘Socceroos’ contiene la respiración a la espera de buenas noticias sobre el talismán, en una repesca cuyo partido de vuelta se jugará el 15 de noviembre en Sidney.

“No prometo nada, pero es una gran oportunidad para nosotros, la oportunidad de acudir a un cuarto Mundial consecutivo. Hemos tomado una decisión calculada, si funciona, fantástico”, señaló sobre el tratamiento en el largo vuelo a Honduras.

Cahill, postergó un día su viaje -Australia voló el domingo y el futblista el lunes- para supervisar y rehabilitar la lesión en un proceso que contó con la participación de dos fisioterapeutas.

Aunque no salte de inicio el viernes, contar con Cahill en el banquillo es un arma de mucho valor para Australia, además de la influencia que tiene un futbolista de su experiencia, con ocho temporadas y más de 200 partidos en la Premier League con el Everton (2004-2012).

“Son dos semanas enormes para el fútbol australiano, pero no arriesgaría si pensara que es lo incorrecto. Lo intentaré, sino estaré en las trincheras apoyando a mis compañeros , dijo en el aeropuerto.

‘Un monstruo’

El seleccionador australiano Ange Postecoglou califica a Cahill de “simplemente un monstruo”.

“Cree mucho en sí mismo. Es único y extraordinario, nos lidera desde el frente de ataque”, añadió.

Internacional sub-20 con Samoa, Cahill empezó a jugar con Australia en 2004, tras una intensa campaña en la FIFA por parte de los ‘Socceroos’.

Dos años después se convirtió en el primer australiano en marcar en un Mundial, en Alemania 2006. Luego volvió a golear en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, con una volea ante Holanda que fue votado como uno de los mejores tantos del torneo.

Antes de jugar en el Everton, estuvo siete años en el Millwall, en la segunda categoría inglesa. Tras la experiencia europea jugó en el Red Bull New York (2012-2014) y en China (Shanghai Shenhua 2015, Hangzhou Greentown 2016).

“Llega la hora, llega Tim Cahill”, corean los aficionados australianos para celebrar la capacidad de su estrella de marcar cuando su equipo lo necesita.

“Es por lo que Timmy es Timmy, es un gran deportista australiano. Tiene una trayectoria internacional comparable a las mejores”, añade Postecoglou.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)