15 de abril de 2015 21:55

River se acordó de ganar y con ayuda de Tigres pasó a octavos de final

El jugador de River Plate Funes Mori (i) disputa el balón con Leandro Ferreira Pessoa (d), del San José, durante un partido por la Copa Libertadores. Foto: EFE

El jugador de River Plate Funes Mori (i) disputa el balón con Leandro Ferreira Pessoa (d), del San José, durante un partido por la Copa Libertadores. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE
Buenos Aires

River Plate logró hoy, 15 de abril, su único triunfo en el grupo 6, por 3-0 sobre al San José boliviano y, con la ayuda de Tigres, que derrotó de visitante por 4-5 al Juan Áurich y estaba clasificado con antelación, avanzó a los octavos de final de la Copa Libertadores como segundo de la zona.

Un doblete del uruguayo Rodrigo Mora y otro gol del colombiano Teófilo Gutiérrez le dieron a River el pasaje a la próxima ronda del torneo al terminar segundo con siete puntos, por detrás del onceno mexicano que lideró hasta el final y cerró con catorce unidades.

Eliminados quedaron Juan Áurich con seis y San José que sumó cuatro puntos.

En un estadio Monumental donde los nervios estuvieron 'a la orden del día', el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo tardó en conseguir su mejor funcionamiento preocupado por el resultado del otro duelo del grupo en Chiclayo.

Sin embargo, sobre el final del primer tiempo nuevamente Mora volvió a ser fundamental con una definición exquisita que dejó sin respuesta ni reacción al portero Carlos Lampe.

Con la tranquilidad de haber conseguido la primera diferencia en el tanteador y con buenas señales desde Perú, River lo definió al inicio de la segunda etapa.

Primero fue un penalti convertido por el propio Mora y, casi de inmediato, un centro de Gonzalo Martínez para que el colombiano Teófilo Gutiérrez determinara el resultado definitivo.

El tiempo restante se disputó con un equipo argentino preocupado por el resultado de Juan Áurich ante Tigres, y un conjunto boliviano que llegó a Buenos Aires envuelto en un gran conflicto interno y regresa a Oruro con sus preocupaciones potenciadas.

Con la clasificación agónica garantizada, los simpatizantes de River Plate se desahogaron y comenzaron a gritar por un potencial y posible cruce con Boca Juniors en octavos de final.
Ese mismo objetivo que previo al inicio de esta definición del grupo 6 parecía tan lejana y que, una vez conseguido, devino en alivio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)