1 de octubre de 2014 15:02

La leyenda alrededor de los zapatos ‘Pichurca’

Calzado Pichurca

Los zapatos 'Pichurca' fueron uno de los más famosos en Quito entre los años 50 y 60. Foto: David Landeta/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Redacción ElComercio.com
Quito

La calle José Antepara es una estrecha vía en el barrio de San Blas, en el Centro Histórico de Quito. Este camino adornado por algunos árboles, junto a la Plaza de Toros Velmonte, guarda una de las historias más ricas del fútbol capitalino.

En una de sus casas se fabricaban los zapatos ‘Pichurca’, este calzado fue tan importante en los años 60 que el mismo Pelé los tuvo en sus manos cuando visitó Quito con el Santos FC para enfrentar a Liga de Quito.

Los recuerdos

Calzado Pichurca

Gonzalo Cruz, hijo del fundador de los calzados ‘Pichurca’, guarda fotos de las figuras del fútbol que han utilizado estos zapatos. Entre ellos: Alberto Spencer y Polo Carrera. Foto: David Landeta/EL COMERCIO

Gonzalo Cruz, hijo de Victor Cruz el fundador de los zapatos Pichurca, desempolva con nostalgia fotos en las que aparece su padre junto a glorias del fútbol como Alberto Spencer, el capitán de la Selección de Rusia y el mítico Pelé.

Con un zapato viejo en los manos recuerda que el calzado elaborado por su padre era hecho a mano por completo y se los conocía como ‘Pichurcas’. Según Cruz ‘Pichurca’ era un animal muy ágil y mientras su tío, que era futbolista, hacía una gira por México le pusieron este sobre nombre. Después, su padre decidió llamar a los productos que creaba de esta manera.

Mientras sostiene una foto pequeña en blanco y negro aclara que los ‘Pichurca’ fueron tan famosos que Victor Cruz le regaló un par al mítico Pelé: “En el año 62 vino el club Santos con Pelé. Como la costumbre de mi padre era estar en la cancha le entregó un par de zapatos a Pelé”.

El calzado era de cuero unido a un puente en el que se clavaban los pupos que eran de suela y en forma de pirámides. Al ser elaborados a mano y con cuero de alta calidad “duraban entre 40 y 50 años”, comentó.

El precio de los ‘Pichurca’ “era un poquito caro”, dice Cruz, apretando el botín que tiene entre sus manos, pero los zapatos duraban décadas. Se podía cambiar la suela o los estoperoles, que se desgastaban pero el armazón del zapato duraba. Esa es la diferencia con el calzado actual, “ahora encuentra zapatos de USD 20 pero son de plástico”.

El último partido de los ‘Pichurca’

Gonzalo, a diferencia de su padre Víctor y su hermano Julio Cruz, no se ha dedicado a confeccionar calzado. El último Cruz que hizo los recordados ‘Pichurca’ fue Julio quien falleció hace más de un año.

Competir con las grandes marcas internacionales de calzado deportivo y sus réplicas fue, sin duda, uno de los compromisos más complicados que debieron enfrentar los ‘Pichurca’.

El heredero de la tradición de la familia Cruz dice que le gustaría retomar el negocio de su padre, “hay gente que viene a preguntar (por los zapatos) pero lastimosamente hay que estar en práctica, las manos ya no son lo mismo”.

En el lugar en el que funcionó el almacén de Víctor Cruz aún están guardados los implementos con los que se confeccionaban los zapatos. Entre ellos una máquina para coser cuero de marca ‘Gritzner’, Gonzalo aclara que este tipo de instrumentos ya no existen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)