30 de June de 2015 15:40

El alto esmeraldeño que pintaba para boxeador estará en el 'superclásico'

Con formación en las menores de El Nacional y LDU (Q), el grandulón de 1,95 metros de estatura estará en el banquillo de Liga de Quito

Con formación en las menores de El Nacional y LDU (Q), el guardameta de 1,95 metros de estatura estará en el banquillo de Liga de Quito ante el Aucas. Foto: Carlos Augusto Rojas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 54
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 33
Carlos Augusto Rojas
Quito

El esmeraldeño Leonel Nazareno siempre fue arquero, aunque alguna vez se probó entre golpes y fintas con los boxeadores de la selección de Pichincha.

Con formación en las menores de El Nacional y LDU, el grandulón de 1,95 metros de estatura estará en el banquillo de Liga de Quito en el Superclásico ante Aucas, la noche del sábado.

Ante la ausencia de Alexander Domínguez, titular indiscutido del arco azucena, el esmeraldeño de 20 años estará entre los suplentes. Se da por descontado que el experimentado Daniel Viteri será titular en ese cotejo, en el que la U buscará el triunfo para acercarse más al objetivo de ganar la etapa.

El guardameta que de niño era hincha de Barcelona Sporting Club y ahora defiende con toda su fuerza a Liga de Quito se emociona cada vez que es incluido en la nómina para un partido oficial.

Él todavía no debuta en Primera División, pero sabe que debe estar preparado para cuando llegue ese momento.

A sus 20 años es el segundo jugador más alto de los universitarios, detrás de Domínguez (1,96 metros). Eso siempre ha sido una ventaja para él, sobre todo en el deporte.

Por su estatura lo tentaron para el baloncesto y el boxeo. El juego de encestar la pelota en el aro nunca le llamó la atención, pero sí se subió al cuadrilátero, se puso guantes y lanzó golpes.

Su estatura y brazos largos lo colocaban como un prospecto idóneo para triunfar en la élite de esa ruda disciplina.

Con 16 años se probó con los seleccionados de Pichincha, pero una semana bastó para darse cuenta que su futuro no iba por aquellos rumbos.

Si de recibir golpes se trata él refiere hacerlo dentro de una cancha y aprisionado un balón de fútbol con las manos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)