8 de agosto de 2015 00:00

Los clubes intensifican los controles por los escándalos de adulteraciones

Unos 200 niños y jóvenes acudieron a las pruebas de Liga de Quito, el lunes pasado, en las canchas de Pomasqui. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Unos 200 niños y jóvenes acudieron a las pruebas de Liga de Quito, el lunes pasado, en las canchas de Pomasqui. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Álex Puruncajas y Ronald Ladines.  Redactores (D)

Rodrigo D., un futbolista juvenil, llegó al complejo del Independiente del Valle con una cédula de identidad en la que constaba que nació el 30 de septiembre del 2002.

Luego de dos meses, el club detectó a través del Registro Civil una identificación en la que se registraba que nació dos años antes (es decir, el 30 de septiembre del 2000).

En esos dos meses, el talento durmió, se alimentó y se entrenó en el complejo deportivo del plantel a la espera de recibir el carné de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF). Pero eso no ocurrió por las irregularidades detectadas y debió abandonar el lugar.

El club notificó a la FEF sobre el caso. Los directivos del plantel obtuvieron la cédula del jugador con su otra fecha de nacimiento por sus propias investigaciones. Esta doble documentación es una de las inconsistencias descubiertas por conjuntos de la Serie A y por el Registro Civil de Ecuador. Cédulas que no tienen la inscripción de nacimiento es otra de las anomalías detectadas.

Desde mediados del año pasado hasta hoy, Independiente, Liga de Quito, El Nacional, Emelec y River Plate Ecuador separaron 44 juveniles por inconsistencias en sus documentos, según los datos entregados por dirigentes a este Diario.

En otros equipos como Aucas -ante las dudas de la edad o la identidad de los deportistas- simplemente no se tomó en cuenta a los nuevos prospectos. La FEF tiene registradas las fichas de 2 777 jugadores de entre 12 y 21 años. Ellos integran los planteles de las categorías Sub 12 a la Sub 18. También están ya en planteles de la Serie A.

Las indagaciones se intensificaron hace tres semanas tras el escándalo de tres jugadores de la Sub 17 sancionados por la Ecuafútbol. El ente suspendió un año a Andy C. y seis meses a Mateo T. (quien antes tenía el nombre de Fabiano T.) y Josué C. (Joao M.). Ellos formaron parte de la ‘Mini Tri’ que se clasificó al Mundial de Chile, torneo que se jugará en octubre.

Las sospechas nacen cuando el jugador presenta inscripciones tardías de nacimiento o se muestra cauto al hablar sobre sus orígenes familiares. La situación se complica más cuando se cambian los nombres de los jugadores, explica Roberto Arroyo, coordinador de las formativas del Independiente.

Este club separó a 19 jugadores desde octubre del año pasado. En Liga de Quito se apartaron a 16 jugadores desde hace medio año. Esto por los problemas en su documentación.
Las alteraciones de los papeles se registran, pese a los controles de algunos equipos.

En el cuadro de Sangolquí, por ejemplo, se realizan carpogramas (examen que detecta la edad a través del análisis de sus huesos) y se ‘cruza’ información con el Registro Civil. Esto último también lo realiza LDU.

El plantel albo tiene escuelas de fútbol y recluta talentos en pruebas que se realizan cada mes. La última se realizó el lunes y acudieron unos 200 niños y jóvenes. Ellos debían presentar un documento que liberaba al plantel de asumir el costo por lesiones graves durante la práctica. Si aprobaban los ‘test’ se integraban al club y debían presentar la documentación emitida por el Registro Civil.

En River se chequean los documentos cada seis meses. Los futbolistas que pasan las pruebas deben presentar el certificado de nacido vivo, partida de nacimiento y cédula.

Cuando existen dudas por inconsistencias documentales, el club pide que los jugadores se realicen un carpograma en centros médicos avalados por el Ministerio del Deporte.

En Emelec existen tres filtros desde hace cuatro años. El primero es una revisión médica que termina con un informe de 366 fojas. El segundo es la evaluación deportiva que realizan los DT. Finalmente se realiza la revisión documental. El ‘Bombillo’ también pide certificados emitidos por el Registro Civil.

Pese a estos controles, el problema persiste. River separó a uno de sus jugadores el fin de semana pasado tras constatar irregularidades. Él firmó un documento donde eximía de responsabilidad al club en caso de una adulteración. Emelec rescindió el contrato con uno de sus futbolistas, seleccionado Sub 17, tras una investigación.

Un grupo de directivos estima que existen ‘mafias organizadas’ que promueven estas adulteraciones. Sin embargo, no existen denuncias sobre los supuestos promotores.

La FEF y el Registro Civil firmaron un convenio para validar la documentación de los deportistas. “Los que no se sometan a esta validación van a permanecer en suspenso por parte de la FEF”, explica Juan Pablo Álava, coordinador jurídico del Registro Civil.
Para ello, el ente receptará la lista de los juveniles enviada por la FEF e indagará sobre sus documentos para “identificar si existe armonía” entre los papeles. Luego, se tomarán sus datos biométricos (fotos y huellas). Con esto, se hará una comparación dactilar para determinar si existen suplantaciones de identidad.

El proceso se iniciará el 17 de agosto con los futbolistas que participan en el torneo Sub 18 de planteles de la Serie A.
Pero las posibilidades de nuevos casos de infracciones pueden volver a aparecer. Según Álava, el Registro Civil recibió 41 casos para verificar la documentación. De ellos, se determinó infracciones de tres, pero “podrían haber más”, agrega el funcionario.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)