14 de diciembre de 2017 14:07

FIFAGate: Luis Chiriboga habría recibido USD 5,9 millones en sobornos

FOTO: GALO PAGUAY / EL COMERCIO Ayer, Luis Chiriboga llegó a los Tribunales Penales de Pichincha escoltado por policías.

Luis Chiriboga, expresidente de la Ecuafútbol, ahora está bajo arresto domiciliario. Foto: Archivo / EL COMERCIO  

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 23
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

El gobierno estadounidense y la defensa de los exdirigentes del fútbol sudamericano acusados en el juicio FIFA concuerdan que la Conmebol era un nido de corrupción.

¿Pero hay suficiente evidencia, más allá de toda duda razonable, para condenar a tres acusados que insisten en su inocencia?

En sus argumentos finales tras cinco semanas de juicio en Nueva York, el gobierno estadounidense dijo al jurado que ha mostrado “abrumadora evidencia” que prueba que estos tres exjerarcas sudamericanos conspiraron para enriquecerse y pidió su condena.

El expresidente del fútbol paraguayo y luego de la Conmebol Juan Ángel Napout (Paraguay) , de 59 años; el exjefe del fútbol brasileño José María Marín, de 85; y el exjefe del fútbol peruano Manuel Burga, de 60, “ deben ser declarados culpables de todos los cargos ” , dijo la fiscal Kristin Mace.

Los tres exdirigentes están acusados de conspiración para delinquir, y Marín y Napout también de fraude bancario y lavado de dinero.

“Los tres acusados pensaban que los sobornos seguirían para siempre. Pero no. Fueron atrapados. Y llegó la hora de que enfrenten su responsabilidad”, aseveró Mace en la corte federal de Brooklyn.

“Cada uno de ellos tendió las manos y desvergonzadamente aceptó ser incluido en los sobornos” pagados por las empresas deportivas que querían hacerse con contratos de televisación y marketing de la Copa América, la Copa Libertadores y otros torneos y partidos de clubes y selecciones nacionales, sostuvo Mace.

Al escuchar las acusaciones contra su marido, la elegante esposa de Marín, presente en la sala, comenzó a rezar, rosario en manos. Sus ojos casi se llenaron de lágrimas.

El momento clave del argumento del gobierno fue cuando Mace mostró al jurado la foto de la sonriente cúpula de la Conmebol durante un congreso en el Hilton de Buenos Aires, en octubre de 2012 y, sobre ella, colocó las cifras que cada uno supuestamente acordó recibir en sobornos de 2010 a 2016: Napout 10,5 millones de dólares, Marín 6,55 millones y Burga 4,4 millones.

Y Julio Grondona (Argentina) 12,2 millones, Nicolás Leoz (Paraguay, exjefe de Conmebol) 7 millones, Eugenio Figueredo (Uruguay, exjefe de Conmebol) 7,1 millones, Marco Polo del Nero (Brasil) 6,55 millones, Luis Chiriboga (Ecuador) 5,9 millones, Rafael Esquivel (Venezuela) 5,8 millones, Carlos Chávez (Bolivia) 6,3 millones, José Luis Meiszner (Argentina, secretario general de la Conmebol) 2,2 millones, Romer Osuna (Bolivia, tesorero) 2,4 millones.

Ni un centavo
El abogado de Napout, John Pappalardo, aseguró que no hay duda de que la exhaustiva investigación del gobierno a lo largo de seis años, que inculpó a 42 personas y a tres empresas, “expuso la corrupción en el mundo del fútbol durante un largo periodo”.

“Muchos se declararon culpables frente a una verdad abrumadora”, añadió en referencia a los 24 acusados que han sido arrestados o extraditados a Estados Unidos y han aceptado su culpabilidad.

Pero insistió en que su cliente estaba limpio y que el gobierno “no consiguió seguir el trazo ni de un centavo hacia Juan”.

La fiscalía asegura que Napout era pagado en efectivo en Buenos Aires por Hugo y Mariano Jinkis, propietarios de Full Play, pero Pappalardo sostuvo que no hay ninguna prueba de que ese dinero que salía de la empresa terminaba en las manos de su cliente.

Mariano Jinkis viajaba muchísimo y le gustaba apostar y, en realidad, esa cuenta de Full Play bajo el nombre “ Honda ” que el gobierno atribuye a Napout era la cuenta personal en efectivo de Mariano, aseveró Pappalardo, mientras su cliente esgrimía una sonrisa satisfecha.

Teorías
Bajo “la teoría” de que “todo el mundo en el fútbol está sucio (...) el gobierno acusa a Juan (Napout) porque era el presidente de la Conmebol”, lamentó su abogado. “No hay evidencia. Todo lo que tienen son teorías”, lanzó.

El defensor de Burga, Bruce Udolf, aseguró por su lado que el gobierno comenzó la investigación cuando Estados Unidos perdió ante Catar en diciembre de 2010 la sede para la Copa del Mundo de 2022 en una votación al parecer marcada por el fraude.

“Entonces intentaron limpiar a toda la industria” pero fueron “un poco demasiado ambiciosos y acusaron a personas sin mucha evidencia” , sostuvo. Manuel Burga “nunca obtuvo un centavo” en sobornos, “el gobierno ha ido demasiado lejos en este caso”, estimó.

La fiscalía asegura que Burga no recibía las coimas porque era investigado por lavado de dinero por las autoridades peruanas, pero que Full Play y Rafael Esquivel, exjefe del fútbol de Venezuela, le guardaban los sobornos.

La defensa de Marín presentará sus argumentos finales este jueves, el gobierno tendrá derecho a una respuesta y el jurado comenzaría a deliberar inmediatamente después.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)