17 de mayo de 2017 12:30

Los mejores árbitros del mundo se capacitaron en el sistema del video-arbitraje en Italia

Un oficial de la FIFA y Stephen Carter Director de la empresa Hawk-Eye, durante la demostración de la nueva tecnoloigía sobre la línea de gol que se utilizará en el Mundial de Clubes. EFE

Un oficial de la FIFA y Stephen Carter Director de la empresa Hawk-Eye, durante la demostración de la nueva tecnoloigía sobre la línea de gol. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

¿Falta? ¿Simulación? ¿Penal? ¿Tarjeta roja? ¿Hay que recurrir al video? En Coverciano, 'casa' de la selección italiana, 60 de los mejores árbitros del mundo trabajaron en abril la asistencia de video-arbitraje, que será de nuevo utilizada a partir del próximo sábado en el Mundial Sub 20 de Corea del Sur.

En las instalaciones de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) situadas en Coverciano, los mejores colegiados del mundo se reunieron a finales de abril para seguir familiarizándose con el sistema de asistente de video-arbitraje.

"Hacemos un día en la cancha y otro bajo la tienda -al borde del terreno de juego-. También hacemos pruebas atléticas y teóricas. Estamos a fondo en esto y puedo asegurar que no hemos tenido tiempo de visitar Florencia", explica a la AFP el árbitro francés Clément Turpin, presente en esta estadía en la Toscana y que también irá a Corea del Sur como "asistente de video".

En los últimos meses, la FIFA ha acelerado considerablemente el ritmo de las pruebas del Asistente de Video al Arbitraje (VAR por sus siglas en inglés), que como aseguró el presidente de la instancia Gianni Infantino se utilizará en el Mundial de Rusia 2018.

Para Pierluigi Collina, presidente de la comisión de árbitros de la FIFA, y Massimo Busacca, jefe del departamento de arbitraje, hay que formar a los árbitros para estar listos, no solo a nivel tecnológico, para utilizar el nuevo sistema. "Cuanto mejores sean los árbitros y mejor preparados, más podrán decir 'gracias tecnología, pero no te necesito'", dice Bussaca.

Por su parte, Collina recuerda que "el objetivo es mantener el ritmo y la fluidez" del juego. "Mínimas interferencias, resultados máximos", promete el exárbitro italiano.

'Como un iPad'

Mejorar la comunicación entre el árbitro principal y el VAR era el gran objetivo de esa concentración organizada en Coverciano: saber cuándo interrumpir el juego y cuándo dejar seguir una jugada para perder el menor tiempo posible.

"Mueves la cámara, haces 'zoom' con los dedos, es como un iPad", explica uno de los técnicos a uno de los árbitros encargado de supervisar una acción conflictiva en una de las pantallas de control.

Dicho así parece fácil, pero en la tienda no lo es tanto. El ruso Serguei Karasev se equivoca de pantalla y mira la del directo en lugar de la que proyecta las repeticiones.

Para Turpin lo prioritario es la comunicación con los técnicos. "Son ellos los expertos, los que conocen los ángulos, las cámaras. Prefiero tocar lo menos posible para no hacer perder tiempo".

Más o menos rápidos en la toma de decisiones, más o menos cómodos en el uso de la tecnología, los árbitros desfilan bajo la tienda, mientras en el terreno de juego Bussaca y los canteranos de la Fiorentina tratan de dificultar la acción de los árbitros principales con acciones 'límite': salidas del arquero a los pies del atacante, entradas en el interior de las áreas, manos involuntarias o deliberadas.

"Correcto, correcto. Sí, decisión correcta, no hay nada"; "Penal, amarilla para el portero". "Lo comprobamos, ¡espera!, ¡espera!". Las consignas del VAR deben ser breves y claras. Y aún no es el caso.

Un amigo

Busacca entra en la tienda: "¡Eh! ¿Cuánto tiempo hace falta para señalar un penal? ¿Una hora? Así no chicos, quiero que estéis más concentrados".

El árbitro principal también nota la presión. "¿Penal o no? Decides tú no yo. ¿Roja? No es roja amigo mío, nunca", asegura Busacca, convertido en una especie de profesor que distribuye notas entre sus estudiantes. "Bien colocado Sato (por el árbitro japonés Ryuji Sato), excelente. Penal, por supuesto. No se necesita ni la tecnología. Es la mejor idea. Si eres bueno no necesitas al VAR".

Públicamente, la tecnología provoca unanimidad y todos los árbitros la elogian. "Para nosotros es un gran amigo. Ya no estamos solos en el césped", asegura el holandés Bjorn Kuipers.

Y finalmente, cuando hay discusión, la tecnología siempre tiene razón. Es lo que pasa cuando uno de los jóvenes de la Fiorentina reclama un penal por mano. "Tres árbitros dicen que no, amigo. Uno aquí y dos en la tienda. Así que no ha sido mano", le responde Bussaca.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)