23 de abril de 2018 14:17

Los llamados de atención que deja la Copa América femenina de Chile

Las jugadoras de Brasil festejan en la Copa América realizada en Chile. Foto: Claudio Reyes/ AFP

Las jugadoras de Brasil festejan en la Copa América realizada en Chile. Foto: Claudio Reyes/ AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La rebeldía de las argentinas que clamaron por mayor atención, el pedido de la estrella brasileña Marta para acabar con los prejuicios, el ejemplo de Chile y la decepción colombiana. La Copa América femenina jugada en Chile dejó varios llamados de atención en un deporte dominado por hombres.

1. La rebeldía argentina
Argentina, uno de los países más futboleros de Sudamérica, dos veces campeón mundial masculino, se olvidó de su selección femenina. Ese fue el reclamo de las esforzadas jugadoras de la albiceleste, quienes se manifestaron de una forma singular en el torneo.

Durante el partido ante Colombia por el cuadrangular final, las argentinas se pusieron la mano derecha en la oreja durante la foto del plantel antes del encuentro, en protesta contra las autoridades del fútbol argentino.

La protesta se debió a la poca ayuda que habrían recibido de la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) antes de llegar al torneo, que incluso las llevó a realizar una huelga por no contar con recursos económicos para los entrenamientos, lo que se resolvió poco antes de viajar a Chile.

“Aunque no nos dejen, aunque no quieran... nosotras ¡Vamos a seguir! Por un mejor fútbol femenino, por nuestra selección” , dijo en redes sociales Estefanía Benini, la estrella del plantel.

Pese a todas las trabas con las que llegaron las argentinas alcanzaron el tercer lugar del torneo, un premio a una selección que en 2006 le ganó una final de Copa América a Brasil, en sus tiempos más gloriosos.

2. Fuera prejuicios
Como era lo esperado, Brasil se llevó el título y sumó siete de las ocho copas continentales que se han jugado desde 1991. Marta, la futbolista más conocida en todo el mundo, celebró la conquista pero lamentó los prejuicios que aún existe en el fútbol femenino.

“El mundo entero tiene prejuicios y contra eso es que las futbolistas luchamos constantemente” , dijo al diario La Tercera la mítica futbolista, de 32 años, quien juega en la liga de Estados Unidos.

La falta de infraestructura, de campeonatos profesionales y de una adecuada preparación física, ponen al fútbol femenino sudamericano a años luz de lo que ocurre en Norteamérica o Europa, explicó Marta.

“Es importante entregar recursos para que las futbolistas sudamericanas puedan aprovechar su talento” , agregó.

Tras ganar la Copa América de Chile, Marta se apresta a participar en su quinto Mundial el próximo año en Francia y los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

3. Ejemplo chileno
Mientras la eliminación de la selección chilena masculina del Mundial de Rusia 2018 fue un duro golpe, las chicas de la 'Roja' femenina devolvieron la sonrisa a su país, al lograr una sorpresiva e inédita clasificación al Mundial de Francia.

Todas las jugadoras coincidieron que la clasificación al Mundial y la oportunidad de lograr un cupo para Tokio 2020 son fruto del trabajo que realizaron desde hace un año, cuando se comenzaron a preparar para la Copa América de Chile.

La preparación se suma la mayor experiencia de algunas de sus jugadoras que militan en equipos estadounidenses o europeos, como la arquera Christiane Endler, portera del PSG francés.

Con un torneo amateur y poco apoyo económico, la clasificación chilena demandará a los clubes y la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) para darle mayor apoyo al fútbol femenino chileno.

“Vamos a presionar a la ANFP para que profesionalice el fútbol femenino”, dijo Pauline Kantor, ministra de Deportes de Chile.

4. La decepción
Colombia llegaba a la copa como la única selección con capacidad para pelearle a Brasil el título continental. Las 'chicas superpoderosas' se fueron cayendo mientras transcurría el torneo hasta quedarse sin Mundial ni la posibilidad de ir a los Juegos Olímpicos, en un fracaso para el fútbol cafetero.

Colombia es uno de los pocos países latinoamericanos donde el torneo femenino está profesionalizado, y sus jugadoras tienen un nivel relevante respecto a otros torneos de la región.

Pese a tener a la goleadora del torneo -María Catalina Usme, con 9 goles- las cafeteras marcaron un solo tanto en la fase final, y mostraron una evidente falencia física de sus jugadores que a la postre las dejó sin Mundial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)