20 de diciembre de 2016 10:51

El fútbol español volvió a reinar en Europa, pero ¿por cuánto tiempo?

Los jugadores del Real Madrid recibieron el trofeo del Mundial de Clubes en Japón, el pasado 18 de diciembre del 2016.

Los jugadores del Real Madrid recibieron el trofeo del Mundial de Clubes en Japón, el pasado 18 de diciembre del 2016. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia DPA

Como viene sucediendo en los últimos años, el fútbol español volvió a reinar en Europa con las conquistas de la Liga de Campeones y la Liga Europa, pero la inyección económica del fútbol inglés hace obvia la pregunta: ¿Por cuánto tiempo?

El Real Madrid culminó el año ganando el Mundial de Clubes tras alargar sus tentáculos continentales con la conquista de la Liga de Campeones en la repetición de la final de hace dos años, con el Atlético de Madrid por rival.

Cinco de los últimos seis finalistas de Champions fueron españoles, añadiendo al Barcelona, que el pasado año superó a la Juventus de turín. Mientras, el Sevilla conquistó su tercera Liga Europa consecutiva, un torneo que en las últimas siete ediciones conoció a cinco campeones españoles, con dos éxitos para el Atlético.

Para ratificar su reinado, el fútbol español situó a sus cuatro equipos -Real Madrid, Barcelona, Atlético y Sevilla- en los octavos de la Liga de Campeones de esta temporada y a tres -Athletic de Bilbao, Villarreal y Celta de Vigo- en los dieciseisavos de final de la Liga Europa.

El dominio de los equipos se trasladó también a la supremacía de los futbolistas que juegan en España, que coparon los seis primeros clasificados en las votaciones del Balón de Oro: Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Antoine Griezmann, Luis Suárez, Neymar y Gareth Bale.

No sólo eso, sino que de los 30 puestos del podio en los últimos diez años, 27 correspondieron a jugadores de la Liga española. Sólo dos futbolistas salieron de la Bundesliga, con los casos de Manuel Neuer y Franck Ribéry, y uno de la Premier League, que fue el español Fernando Torres cuando jugaba en el Liverpool.

Pero los tiempos van cambiando y la Liga inglesa cada vez se hace más fuerte porque, a pesar de la inconsistencia de sus equipos en las competiciones europeas, sigue siendo el torneo nacional más atractivo del mundo. O eso dicen las audiencias.

El fútbol inglés firmó un tremendo contrato de televisión y sus equipos nadan en oro. Así, el presupuesto conjunto de los clubes de la Premier es de 4 000 millones de euros (unos USD 4 150 millones), el doble que el que manejan los clubes españoles. Ante esta perspectiva, la lucha se hace muy desigual y pocos futbolistas pueden resistirse al encanto de las libras.

"El objetivo es que en los próximos cuatro años hayamos podido vencer la encrucijada de la Premier League y la Superliga europea, porque si no nos acercamos en ingresos se llevarán el talento y los jugadores y perderemos valor, con lo que los ingresos caerían, y queremos ser la mejor liga del mundo", razona Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), la patronal de clubes españoles.

Hace años que los clubes españoles vienen reduciendo sus inversiones en fichajes y hasta el Real Madrid renunció esta temporada a presentar su habitual contratación "galáctica". Asumió un perfil mucho más modesto de lo habitual con las discretas incorporaciones de Álvaro Morata y Marco Asensio.

El Barcelona sí gastó dinero, concretamente 124 millones de euros (USD 129 millones), pero sólo en jugadores de "fondo de armario", como se ha calificado a futbolistas habitualmente suplentes como son Samuel Umtiti, André Gomes, Lucas Digne, Paco Alcácer, Denis Suárez o Jasper Cillessen. Jugadores que ni mucho menos son estrellas en estos momentos y que en el comienzo de temporada recibieron críticas.

El mayor empeño de los clubes españoles estuvo en retener a sus estrellas, para lo cual firmaron renovaciones millonarias. Todo con tal defenderse de la voracidad de la Premier League, capaz de ofrecer sueldos astronómicos a sus futbolistas. Por ejemplo, el Real Madrid se apresuró a mejorar los contratos de Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, Toni Kroos, Luka Modric, Lucas Vázquez y demás.

El Barcelona hizo lo mismo con Neymar y Luis Suárez mientras prepara la mejora de Lionel Messi. Y el Atlético de Madrid también se movió con Antoine Griezmann y Yannick Carrasco, sus dos jugadores más seductores para el mercado.

Está claro que la Liga española conoce el secreto del éxito, pero no sabe durante cuánto tiempo podrá conservarlo. Por eso la patronal de clubes emprendió en los últimos años un ambicioso programa de expansión y desarrollo para intentar reducir -o al menos que no se amplíe- la distancia con la Liga inglesa, la más seguida en todo el mundo.

"El objetivo es la consolidación de lo conseguido los últimos años, la potenciación de La Liga como marca conjunta de todos los clubes, el aumento de la asistencia a los estadios, la instauración de una cultura de buena transparencia y responsabilidad social corporativa y más presencia internacional y global", resume Javier Tebas.

Pero, con todo, la realidad es que la gran incógnita reside en ver si los equipos ingleses lograrán algún día conseguir los éxitos que hegemónicamente vienen logrando los españoles. Para ello necesitan dos cosas: construir verdaderos equipos y encontrar al nuevo Messi o el nuevo Cristiano Ronaldo. No tan sencillo, pero tampoco improbable.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)