25 de septiembre de 2014 10:28

Levante, exequipo de Caicedo y Montero, acusado de arreglar partido

El centrocampista del Levante Rubén García (2d) celebra su gol con sus compañeros durante el partido de Liga en Primera División. Foto: EFE

El centrocampista del Levante Rubén García (2d) celebra su gol con sus compañeros durante el partido de Liga en Primera División. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
DPA
Madrid

Un partido de la última jornada de la Liga española de fútbol (temporada 2010-2011) está siendo investigado por las autoridades anticorrupción por presunto arreglo.

La Fiscalía Anticorrupción española citó hoy, 25 de septiembre, a más de 20 jugadores del Levante, exequipo de 'Felipao' y del Zaragoza, equipos protagonistas del partido bajo sospecha.

Además, también fue requerido el antiguo presidente del Zaragoza, Agapito Iglesias. El duelo investigado, disputado el 21 de mayo de 2011 en el estadio Ciudad de Valencia, terminó con victoria del Zaragoza por 2-1 y supuso su salvación en la lucha por eludir el descenso.

Según la ficha del partido, publicada por el portal Ceroacero.es, en el partido jugaron  los ecuatorianos Jefferson Montero y Felipe Caicedo. El primero fue titular los 90 minutos y el segundo estuvo en la banca.

El ministerio fiscal investiga la supuesta entrega de dinero a los futbolistas del Levante para que se dejaran ganar y así el Zaragoza se garantizara la permanencia en la primera categoría.

Gracias a ese supuesto arreglo, el Zaragoza habría obtenido los tres puntos que necesitaba para evitar el descenso a segunda división al ganar 2-1 en el campo del Levante. Fue el Deportivo de La Coruña el equipo que finalmente descendió.

Las investigaciones apuntan a Iglesias, quien presuntamente se puso en contacto con jugadores del Levante para concretar el eventual arreglo.

Entre los jugadores del Levante llamados a declarar se encuentran el que era entonces el capitán del equipo, Juanfran García, y Héctor Rodas.

Si se concreta la acusación, los implicados se podrían enfrentarse a penas de prisión de seis meses a cuatro años. Los actuales propietarios del Zaragoza emitieron hoy un comunicado en el que se desvincularon de los hechos.

"El Real Zaragoza quiere transmitir que desconoce por completo cualquier circunstancia vinculada a las investigaciones puestas en marcha tras el desarrollo de este encuentro", explicaron. "El club se pone a disposición de la Justicia y colaborará en todas aquellas cuestiones que le sean solicitadas", agregaron.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)