20 de enero de 2016 00:00

El Nacional enfrenta la crisis con su cantera de jugadores 

En el entrenamiento de El Nacional el 19 de enero del 2016. Foto:  Patricio Teran A./ EL COMERCIO

En el entrenamiento de El Nacional el 19 de enero del 2016. Foto: Patricio Teran A./ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 0
Contento 16
Mauricio Bayas

La sequía de títulos en El Nacional cumplirá una década en diciembre. Los militares han deambulado los últimos cuatro años de media tabla hacía abajo, con problemas financieros y huyendo del descenso.

Los números en rojo han sido una constante en las últimas administraciones. Desde que el equipo perdió el aporte económico de las Fuerzas Armadas está distanciado de los títulos (tiene 13). Esta temporada el problema se repite.

A eso se suma que con el regreso de los militares a la dirigencia, después de tres años, se desató un enfrentamiento entre el primer expresidente civil, Jorge Yunda, y el general retirado Tito Manjarrez.

El informe económico presentado por Yunda no fue aprobado en la última Asamblea de socios. Además, se formó una comisión que examina la administración  de ‘Loro Homero’.

Manjarrez no quiere detallar las cifras desglosadas. Sin embargo, Luis Tobar, otro directivo, anticipa que el déficit pasó de USD 3,6 a USD 4,3 millones en el último año. Es decir, hubo un incremento que superó los USD 800 000. “En mi gestión recibimos deudas. El déficit se arrastra desde administraciones pasadas”, dice Yunda.

Manjarrez reconoce que hay deudas urgentes por pagar, y que eso impide contratar jugadores de experiencia. Deben cuatro meses de sueldo a los jugadores y al cuerpo técnico del año pasado.

En estos días no ha ingresado dinero. Esperan USD
200 000 de las Fuerzas Armadas, recursos del aporte voluntario de los militares.

Con ese escenario económico adverso, la administración de Manjarrez comenzó con una renovación en todas las estructuras. Hay dos frentes trabajando. Uno en la contratación de jugadores y otro que gestiona recursos.

Manjarrez, presidente en el 2005, detalla que el propósito es salir del círculo vicioso en que cayó la institución en los últimos años. ¿En qué consiste? En dejar de contratar jugadores pasados de 31 años y desempolvar la fórmula que permitió al club convertirse en cantera de futbolistas. La apuesta es trabajar en las formativas.

Con ese propósito se contrató al entrenador Octavio Zambrano. Él elaboró un plan de trabajo coordinado con las categorías Sub 12, 14, 16, 18 y 19.

En el equipo de primera, el plan de renovación es evidente. Se fueron 11 futbolistas y se contrataron ocho.
Los jugadores de experiencia que se quedaron son Adrián Bone, Daniel Samaniego, Christian Lara, Franklin Guerra, Cristian Cordero...

Ante eso, ascendió una docena de jóvenes que venía actuando en el torneo de Reserva. Los chicos -de 19, 20 y 21 años- se entrenan en primera.

Con esa base trabaja el DT Eduardo Favaro. El uruguayo entregó una lista de refuerzos y se cumplió con el 80% de los pedidos. Marlon de Jesús y David Noboa, hermano de Christian, son dos de los experimentados. También llegaron jugadores desconocidos como Manuel Balda y Roony Santos.
¿No es un equipo débil El Nacional? “Vamos a ser duros para todos”, responde Favaro.

Manjarrez confía en estar de media tabla hacia arriba, peleando un cupo a un torneo internacional y sin riesgo del descenso. “A la hinchada le pido paciencia”, dice el presidente, que este año invertirá cerca de USD 3,5 millones en la Serie A. El 29 de enero habrá otra Asamblea para conocer la realidad económica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)