22 de marzo de 2017 00:00

La Selección ecuatoriana de fútbol, en una cancha difícil

Enner Valencia anotó el 1-0 para Ecuador ante Paraguay. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Imagen referencial de Énner Valencia durante el cotejo de las eliminatorias sudamericanas ante Paraguay jugado en el estadio Olímpico Atahualpa. 'Superman' anotó el 1-0 para la 'Tri'. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Redacción Deportes

Alcanzar un triunfo o un empate en el estadio Defensores del Chaco de Asunción, Paraguay, es una asignatura pendiente para Ecuador. Desde que las selecciones de ambos países se enfrentan por eliminatorias, la Tri no consigue puntos en ese escenario.

La Selección volverá a visitar esa cancha mañana (18:00), en un nuevo intento por alcanzar un resultado positivo para quebrar la historia y mantenerse en zona de clasificación al Mundial de Rusia 2018. Será el octavo partido de Ecuador en el estadio de la capital paraguaya por las eliminatorias sudamericanas.

"No queremos empates, queremos ganar los dos partidos de esta doble fecha", advirtió el entrenador Gustavo Quinteros. Tras el cotejo ante los guaraníes, la Tri recibirá a Colombia, en el estadio Olímpico Atahualpa, el 28 de marzo.

El reto de Quinteros choca con los antecedentes. Entre 1981 y el 2011, los paraguayos suman siete victorias en casa sobre los tricolores por duelos premundialistas. Ahí, Ecuador ha recibido 18 goles.

¿Por qué a Ecuador le ha costado alcanzar puntos en ese estadio? "Una mala decisión arbitral, errores defensivos del equipo, opciones de gol que no se concretaron… Existen muchas razones…", dice Jimmy Montanero, exzaguero del Barcelona Sporting Club y de la Tricolor. El 'Mormón', como es conocido, formó parte de la Tricolor en el encuentro que sucumbió 2-1, en 1989. Recuerda que, en ese juego, Ecuador solo logró anotar a través de la 'Turbina' Ney Raúl Avilés.

Otros exjugadores, como Juan Carlos Burbano, advierten que el Defensores del Chaco es una cancha complicada.

Ahí, Paraguay ha 'ahogado' con su fútbol ofensivo. Con centros aéreos, pases en profundidad y cabezazos, ha alcanzado victorias.

La fórmula preferida para marcar de los paraguayos es a través de centros aéreos que llegan a los delanteros o volantes en el área rival. En estas eliminatorias, suman 11 anotaciones, dos a través de cabezazos.

Quinteros es consciente de este juego. Por ello, advirtió que necesitará de jugadores de gran estatura como Arturo Mina (1,88 metros) para frenar a los locales.

El zaguero Luis Caicedo hizo otra advertencia. "Deberemos estar concentrados al máximo. Un error nos puede costar".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)