17 de noviembre de 2017 16:59

Atlético y Real Madrid llegan con urgencias al primer derby en el Wanda 

El entrenador del Atlético de Madrid, el argentino Diego Simeone, durante un entrenamiento en la víspera del partido de liga que enfrenta a su equipo con el Real Madrid en el estadio Wanda Metropolitano. Foto:  Ballesteros/ EFE

El entrenador del Atlético de Madrid, el argentino Diego Simeone, durante un entrenamiento en la víspera del partido de liga que enfrenta a su equipo con el Real Madrid en el estadio Wanda Metropolitano. Foto: Ballesteros/ EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El estadio Wanda Metropolitano albergará el sábado 18 de noviembre el primer derby de su historia cuando el Atlético de Madrid reciba al Real Madrid en un partido marcado por las urgencias de ambos equipos en la Liga española de fútbol.

Aunque será la duodécima jornada del torneo, los dos grandes de la capital llegan con el agua al cuello. Están empatados en el tercer puesto de la clasificación con 23 puntos, a ocho de un Barcelona que acumula diez victorias y apenas un empate hasta el momento.

Los azulgrana visitarán antes al Leganés y si consiguen una victoria colocarán todavía más presión sobre Real Madrid y Atlético. En ese escenario, una derrota sería fatal para cualquiera de los dos y un empate no serviría a ninguno. Quedar a once o diez puntos del líder de la Liga en noviembre obliga a no fallar más en toda la temporada. La situación de Atlético y Real Madrid es similar.  Sus entrenadores, Diego Simeone y Zinedine Zidane, respectivamente, atraviesan el momento más delicado desde que llegaron; a sus delanteros se les resiste el gol desde hace semanas; y los resultados y el juego no están acompañando.

A ello hay que añadir que el Atlético tiene un pie y medio fuera de los octavos de final de la Champions y que el Real Madrid perdió dos de sus tres últimos partidos antes del parón por selecciones.

Con esos condimentos llega el primer derby en el Wanda Metropolitano, la nueva casa del Atlético de Madrid tras toda una vida en el Vicente Calderón.

El lujoso estadio aún espera su primera gran noche. Y qué mejor que vivirla en un clásico ante el eterno rival. "Los derbys son partidos muy especiales, hay una gran rivalidad que ha crecido en los últimos años con dos finales de Champions de por medio, ambas ganadas por el Real Madrid", recordó el exmadridista Raúl, uno de los grandes animadores de los derbys en las últimas décadas.  "Este será especial porque se juega en un estadio nuevo y el ambiente será espectacular".

Muchos focos apuntarán a Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann, que parecen peleados con el gol. Un tanto lleva cada uno a estas alturas de campeonato, algo totalmente inusual y que explica en buena medida la difícil situación por la que atraviesan ambos equipos. La escasez goleadora de sus escuderos -Karim Benzema, Kevin Gameiro o Fernando Torres- también ayuda a entender la situación. "No tengo ganas de pensar en urgencias; la vida no es así, éxito o fracaso. Para mí, lo importante es cómo hacemos las cosas y, si lo damos todo, creo que el resultado será bueno", señaló hoy Zidane. "Es cierto que estamos muy por detrás del Barcelona, pero hay tiempo de sobra para atraparlo y superarlo y para revertir esta tendencia. No lo estamos haciendo tan mal, aunque podemos mejorar, claro", continuó. El técnico francés podría alinear a su once de gala esta temporada con la excepción del portero costarricense Keylor Navas, que está lesionado.

Dani Carvajal, que no juega desde el 1 de octubre por una pericarditis, podría reaparecer en el lateral derecho. El centro campo sería para Casemiro, Luka Modric, Toni Kroos e Isco, con Cristiano y Benzema en punta. Del otro lado, Simeone recuperará para el medio del campo a Koke, piedra angular en el juego rojiblanco. El español estará acompañado seguramente por Saúl, Gabi y Thomas, que tendrán que enganchar con los delanteros Griezmann y Ángel Correa. "Creo que estamos bien", opinó Koke pese a las críticas que recibió su equipo. "Sí que es cierto que este último mes no hemos estado a nuestro mejor nivel. Hemos hecho cosas buenas y otras no tan buenas. Este parón nos ha venido bien para reforzarnos y ver todas las cosas que no hemos hecho bien". El Atlético está invicto este año en Liga, pero de sus partidos más importantes este curso -Valencia, Roma, Sevilla, Chelsea y Barcelona- solo ganó uno. Muchos apuntaron a Simeone como el culpable por su conformismo. Mañana tendrá una oportunidad de oro para desquitarse. Un derby, el primer en el Wanda, y con su eterno rival en una situación igual de comprometido. Uno podría caer mañana a la lona. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)