3 de febrero de 2016 13:10

El fútbol chino contrata jugadores de talento y cae en la fiebre del gasto 

Fotografía de archivo del 22 de agosto de 2015 del delantero colombiano Jackson Martínez, que ha sido traspasado al Guangzhou Evergrande chino tras seis meses, 22 partidos y tres goles con el Atlético de Madrid. Foto: Sergio Barrenechea/ EFE

Fotografía de archivo del 22 de agosto de 2015 del delantero colombiano Jackson Martínez, que ha sido traspasado al Guangzhou Evergrande chino tras seis meses, 22 partidos y tres goles con el Atlético de Madrid. Foto: Sergio Barrenechea/ EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 1
Agencia DPA

La cifra récord de 42 millones de euros por el fichaje del colombiano Jackson Martínez marca una clara tendencia en el fútbol chino, que lento pero seguro se está convirtiendo en un agente de peso en el mercado internacional de traspasos, apenas un escalón por debajo de la Premier League inglesa. En ese país también jugará el ecuatoriano Miller Bolaños.

Solo los clubes ingleses gastaron este invierno (boreal) más dinero, unos 250 millones de euros (275 millones de dólares), que los clubes de Pekín, Shanghai o Guangzhou.

Los miembros de la Super League invirtieron en las últimas semanas ya más de 200 millones de euros en incorporaciones y pueden seguir con su fiebre de gasto aún hasta el 26 de febrero.

El último golpe fue la compra del colombiano Martínez al Atlético de Madrid. El Guangzhou Evergrande anunció que el delantero firmó un contrato de cuatro años con el dos veces campeón de la Liga de Campeones asiática. El sudamericano llevaba apenas medio año en España tras dejar el Porto por 35 millones de euros. Antes que él, Ramires (hasta ahora del Chelsea), Gervinho (Roma) y Fredy Guarin (Inter de Milán) firmaron igualmente suntuosos contratos en China.

La Bundesliga alemana también fue zona de pesca para los clubes chinos. El Borussia Dortmund podría haber vendido a Adrián Ramos al Beijing Guoan por 12 millones. El equipo pequinés ofrecía además al colombiano 15 millones por tres años.

El Dortmund se resistió a la ofensiva, pero además la experiencia de Lucas Barrios demuestra que solo el dinero no es suficiente. El paraguayo se mudó a China en 2012, pero nunca fue feliz y pronto se marchó a Rusia.

En cualquier caso, en la Super League se pueden obtener muy buenos salarios, como corrobora el húngaro Szabolcs Huszti, recién fichado por el Eintracht Frankfurt alemán tras un año y medio en el Changchu Yatai. "Cuando se deja la Bundesliga para ir a China, el principal motivo es el dinero", advirtió.

En el gigante asiático actuaron o aún actúan futbolistas de renombre como Didier Drogba y Nicolas Anelka o entrenadores como Luis Felipe Scolari y Sven-Göran Eriksson. Pero los chinos no solo se han dedicado a la compra de jugadores.

En enero, Wang Jialin, uno de los hombres más ricos de China, adquirió por USD 53 millones una parte del Atlético de Madrid. Antes, el magnate de los medios Li Ruigang, junto a otros socios, invirtió USD 400 millones en el Manchester City.  El nuevo club de Martínez, el Guangzhou Evergrande, está sostenido entre otros por el millonario empresario de internet Jack Ma.

La élite económica de China no espera solo hacer buenos negocios con sus inversiones en estrellas europeas al atraer más fans a los estadios, sino que los empresarios se congracian sobre todo con la política. El presidente de China, Xi Jinping, es considerado un gran aficionado al fútbol. Su sueño es hacer del país una auténtica potencia del balompié.

China debe clasificarse para un Mundial, organizar un Mundial y, finalmente, ganar un Mundial, según los deseos que habitualmente se atribuyen a Xi. No obstante, esto está todavía muy lejos. La selección tiene complicada la clasificación para la Copa del Mundo de Rusia 2018 y actualmente está dirigida por el interino Gao Hongbo, que tras la dimisión en enero del francés Alain Perrin, se hará cargo del equipo en los dos próximos partidos.

Las autoridades parecen tener claro, en cualquier caso, que los caros fichajes no son la única clave para fortalecer el fútbol en el país. Recientemente, Pekín puso en marcha un gigantesco programa de desarrollo que incluye el fútbol en la escuelas de enseñanza elemental y media de todo el país. Además, se crearán miles de nuevas escuelas dedicadas al deporte, ya que aún hay apenas 100.000 niños y jóvenes inscritos en clubes de fútbol en el país. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)