11 de marzo de 2017 00:00

Duelo goleador en el clásico universitario en el estadio Atahualpa

John Jairo Cifuente (izq.) jugador de la Universidad Católica y Hernán Barcos (der.) jugador de Liga de Quito. Foto: API y EL COMERCIO

John Jairo Cifuente (izq.) jugador de la Universidad Católica y Hernán Barcos (der.) jugador de Liga de Quito. Foto: API y EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
David Paredes
Redactor (D)

En Universidad Católica, todas las esperanzas de gol recaen sobre John Cifuente. 
Desde que el delantero esmeraldeño llegó al 'Trencito Azul', se ha transformado en el referente del área, al punto de que sacó del equipo titular a Luis Miguel Escalada (hoy lesionado del tendón de Aquiles).

Se apoderó del puesto y Jorge Célico, entrenador del club, confía ciegamente en él.
 En estos primeros cinco partidos del 2017, Cifuente lleva cuatro goles. Anotó en todos los cotejos que el equipo pudo abrir el marcador. (Contra Delfín empató a cero goles).
 "Estoy contento con lo que venimos haciendo.

El olfato goleador se va afinando en las prácticas, con los trabajos que hacemos en la cancha", dice Cifuente, quien ya suma 12 goles en la Serie A, en menos de un año, pues jugó desde el segundo semestre del 2016.
Tal es la impresión que ha causado, que el DT de la Selección, Gustavo Quinteros, lo convocó para el partido amistoso contra Honduras jugado en Guayaquil, el mes pasado.


Universidad Católica es tercero en la tabla de posiciones. Tiene nueve puntos y es el equipo más goleador con 10 tantos en cinco fechas.
 Sixto Vizuete, exentrenador 
de la Selección, reconoce que una de las principales armas que tiene el cuadro celeste es su goleador.

Su técnica y su capacidad para recibir balones de espaldas es una de sus mayores virtudes.
 "Es un goleador nato. Juega bien de espaldas al arco. Su cambio de ritmo puede ser una de sus principales armas al atacar", dice Vizuete.

Mientras tanto, en Liga de Quito toda la responsabilidad goleadora ha caído en los pies de Hernán Barcos. El atacante argentino volvió al club después de seis años, en los que vistió cinco camisetas en cuatro países distintos.


Gustavo Munúa reconoce que su equipo ha mejorado su nivel en los últimos cotejos. Esto se debe a la producción goleadora del 'Pirata', que no jugó la primera fecha y que desde la goleada ante River Ecuador no ha parado de anotar.
 En el torneo nacional y en la Copa Sudamericana ya acumula cuatro tantos: le hizo dos a River, uno al Independiente del Valle y uno a Defensor Sporting (de Uruguay).


Para Vizuete, el 'Pirata' es uno de los futbolistas más técnicos que tiene la 'U'. Al igual que Cifuente, el argentino también es bueno recibiendo el balón de espaldas al arco.

La diferencia entre los dos es que el albo hace los giros a tiempo y puede responder con remates de media distancia y elaborarse la jugada en espacio reducido. "Para cubrir a Barcos se necesita una marca personal. Quien lo vaya a hacer debe tener cuidado con sus giros", dice Vizuete.

Barcos ha demostrado que a pesar de los años, su capacidad está intacta. "Intento cada día ser un jugador completo para aportar al equipo no solamente en el área", dijo el argentino.


Una de las principales preocupaciones de Munúa sobre su equipo está en las deficiencias de su defensa. Por eso, esta semana ha trabajado puntualmente en ese aspecto. 
Incluso los albos jugaron el martes un amistosos ante Los Loros de Cumbayá, de Segunda Categoría. "Más presión y exigencia que la que nos metemos nosotros, no la mete nadie", manifestó Munúa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)