28 de junio de 2016 00:00

Byron Piedra se prohibió abandonar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 

Byron Piedra, de 33 años, correrá el 21 de agosto la maratón olímpica, la prueba de cierre de los Juegos de Río. Foto: Archivo

Byron Piedra, de 33 años, correrá el 21 de agosto la maratón olímpica, la prueba de cierre de los Juegos de Río. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Martha Córdova

Y lo dice con convicción. “Tenemos prohibido abandonar una prueba, en Río de Janeiro tengo que llegar como sea”, expresó Byron Piedra, el cuencano de 33 años, que asistirá a sus cuartos Juegos Olímpicos.

Su debut se registró en Atenas 2004, cuando se clasificó para los 800 metros, una carrera que no terminó. En Pekín 2008 consiguió marca para los 1 500 m y los 800 m, carrera a la que no se presentó. En Londres 2012, logró marca para los 10 000 metros, pero abandonó.

“Fueron actos de inmadurez, de ansias de querer lograr precisión en marcas. Para Río de Janeiro estamos corrigiendo todos esos errores”, dijo. En los próximos Juegos Olímpicos correrá los 42 195 metros de la maratón.

“Es una competencia de más de dos horas, en la que quiero demostrarme que puedo hacerlo”, añadió. Es la competencia símbolo del olimpismo y con la que se cerrarán los ­Juegos el 21 de agosto, en el estadio Maracaná.

“Después del kilómetro 30, a uno le duele todo el cuerpo. Parece que te pegan en las piernas y en las plantas de los pies, es un dolor muy fuerte”, expresó.

Ese dolor, indescriptible para muchos maratonistas, lo experimenta en cada sesión de prácticas. “Con mi entrenador, Rafael Martínez, realizamos sesiones de dos horas de puro ascenso. Hay dolor, pero nos vamos acostumbrando, me impuse no retirarme en ninguna prueba”, insiste.

Para llegar a los Olímpicos 2016 estableció una marca de 2 horas, 14 minutos y 38 segundos para la maratón. “Pero quiero correr en 2 horas y 10 minutos. Las condiciones de humedad y calor impiden que se pueda hacer un récord, pero queremos llegar entre los ocho primeros”. Sin embargo, si logra correr en 02:10:00 estará muy cerca del récord nacional de Silvio Guerra, de 02:09:49, que mantiene desde 1999.

Byron conoce que los favoritos son los atletas africanos, que han dominado las últimas maratones mundiales y olímpicas. “Ellos corren siempre juntos, desde el colegio. En estas carreras son muy fuertes”.

En los casi dos meses que le quedan de preparación, quiere entrenarse con el equipo peruano, que en los últimos años mantiene una hegemonía en Sudamérica. “Ellos también se entrenan en grupos de 15 a 20 atletas en Huancayo, una ciudad ubicada a 3 200 metros de altitud. Uno debe entrenarse donde están los mejores”.

Además, quiere practicar en grupo, pues en Ecuador los otros dos maratonistas clasificados -Segundo Jami y Miguel Almachi- se adiestran en Latacunga y en Quito. “Cuando uno se entrena en grupo siente mayor presión y que hay competencia. En cambio, realizar sesiones de 30 kilómetros sin compañeros es aburrido”.

Al margen de la marca de 2 horas y 10 minutos, “miro los Juegos de Río como los de mi graduación. No he tenido actuaciones destacadas en los Olímpicos, pero esta vez sí vamos a pelear por estar entre los mejores, por toda la gente que me ha apoya y que ha confiado en mí”.

Byron Piedra posee los récords nacionales de los 800 metros (01:46,55), 1 500 m (03:37,88), 3 000 m (07:47,06), 5 000 m (13:23,72) y 10 000 m (27:32,59). Todos se los despojó a Silvio Guerra.

El cuencano se inició en el atletismo casi que por casualidad. “A mí me gustaba el fútbol”. Él jugaba de 10 en la escuela y luego llegó a las divisiones formativas del Deportivo Cuenca. Pero su vida dio un giro cuando tenía 9 años, su profesor de atletismo, Julio Flores, le seleccionó para las carreras de 40 metros.

“Iba a entrenarme solo porque estaban mis amigos, Miguel Segarra y Juan Patiño”, pero luego retornaba al fútbol. Fue ya en la adolescencia cuando de nuevo fue llamado a entrenarse en el atletismo y llegaron las primeras medallas provinciales. Fue seleccionado del Azuay, ganó un puesto en la Selección y realizó su primer viaje a Chile para correr la prueba de los 1 500 metros.

Ese trajinar le gustó y le atrapó. Para Río de Janeiro, junto con la pesista Alexandra Escobar, son los deportistas con mayor experiencia en Juegos Olímpicos.

Por ello no escogió un título o una medalla como su favorita a lo largo de su trayectoria deportiva. “Tengo medallas de Copas del Mundo, Juegos Mundiales Universitarios, panamericanos, Iberoamericanos, Sudamericanos. Todos los conseguí con lucha y sacrificio. Todos tienen un valor en mi carrera”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)