El cuadro torero no se destaca en las Copas desde 1998

Joffre Flores / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 19
Contento 0
Ronald Ladines.  Redactor (D)
Guayaquil

La eliminación del Barcelona Sporting Club ante Libertad de Paraguay por la Copa Sudamericana, se suma a la lista de decepciones internacionales que han protagonizado los toreros en los últimos 16 años.

Para esta temporada, los amarillos cuentan con un presupuesto cercano a los USD 7 millones, con el que se pensó conformar una plantilla que permitiera pelear el Campeonato Nacional y la Copa Sudamericana.

Sin embargo, esa aspiración no se concretó por completo. Los guayaquileños se ubican en el primer puesto del torneo local en la segunda fase, pero su tempranera despedida de la Copa dejó claro que el plantel con el que cuentan no alcanza para enfrentar dos competencias simultáneas.

Los cambios que mostró Barcelona -solo variaron cuatro jugadores en los últimos tres cotejos- causó un evidente cansancio físico en los futbolistas.

Cristian Penilla
, que había sido el jugador más desequilibrante, no mostró un buen nivel ante Libertad; fue sustituido cuando el estratega, Rubén Israel, lo notó extenuado.

Ricardo Armendáriz, ex-DT amarillo, cree que además de la seguidilla de partidos que afrontó Barcelona, la falta de jerarquía que aqueja a los jugadores canarios fue fundamental para la eliminación.

La desventaja con la que corren los ecuatorianos es la limitación de sus escuadras; luego de los 11 jugadores titulares, en la banca no hay figuras de experiencia internacional que puedan revertir un marcador cuando sean requeridas.

Esta tesis se demuestra al revisar la lista de suplentes de Barcelona en el último juego. Federico Nieto lesionado, sumado al bajo rendimiento de Luis Saritama, Luis Caicedo y Franco Peppino, deja al equipo sin opciones efectivas de recambio. “Para el Campeonato alcanza, pero en la tarima sudamericana, le falta” expresó Armendáriz.

En 1998 se destacó

La última vez que Barcelona cumplió una buena participación internacional fue en 1998, cuando disputó la final de la Copa Libertadores, ante Vasco da Gama de Brasil. En esa temporada se contó con refuerzos extranjeros como Anthony de Ávila, Washington Aires y Marcelo Morales; además del aporte nacional de Nicolás Asencio, Agustín Delgado, Luis Capurro y José Francisco Cevallos.

Asencio cree que Barcelona tiene jugadores para dar pelea en los torneos internacionales. A su criterio, Barcelona tiene una plantilla nutrida por jugadores de Selección como Cristian Suárez y Máximo Banguera que le dan realce al conjunto.

El exjugador reconoció que Penilla y Ely Esterilla no tienen experiencia internacional, pero confía en que eso se solucionará poco a poco.

"Barcelona está atravesando por un proceso a mediano plazo y hay que ser pacientes". Él confía que el campeonato del 2012, es el punto de partida para una renovación internacional. Su opinión se sustenta en que se debe apuntalar a la mentalidad del jugador para que este confíe en sus capacidades.

Por su parte, Armendáriz reconoció que Barcelona tiene un buen despliegue físico desde la llegada del cuerpo técnico que dirige Israel, pero eso no ayuda, si la plantilla carece de experiencia y verdadera jerarquía a escala sudamericana.

La Copa Sudamericana se creó en 2002, y desde ese entonces los amarillos no superaron los octavos de final.

El antecedente de este torneo, fue la Copa Merconorte -desde 1998 hasta 2001- y aunque los canarios participaron en todas sus ediciones, nunca pasaron de la segunda ronda.

Barcelona se mantiene en el torneo local en la zona de clasificación para los dos torneos continentales de la próxima temporada.

El objetivo de la dirigencia amarilla es mantenerse en las competiciones internacionales para inyectar más recursos a sus arcas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)