10 de noviembre de 2014 22:34

Brasil recibirá USD 100 millones a través del fondo de legado del Mundial

Sede de la FIFA en Zurich. Foto: AFP

Sede de la FIFA en Zurich. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP
Rïo de Janeiro

El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José Maria Marin, celebró este lunes en Zúrich la puesta en marcha del fondo de legado del Mundial-2014, a través del que la FIFA donará USD 100 millones al fútbol local para su desarrollo.

En el acto, que tuvo lugar antes de la última reunión de la Comisión Organizadora del Mundial-2014, estuvieron presentes el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke; Marin y su sucesor en 2015, Marco Polo del Nero (actual vicepresidente de la CBF) ; así como el ministro de Deportes de Brasil, Aldo Rebelo, señaló la FIFA en su página web.

El fondo de legado se dedicará al desarrollo de infraestructuras, al fútbol femenino y de base, así como a implementar programas sociales y de salud para los brasileños más desfavorecidos, especialmente en los 15 estados que no albergaron partidos del pasado Mundial.

La FIFA será quien financie los proyectos que presente la CBF y que sean previamente aprobados.

"Mediante el fondo de legado, la Copa Mundial de Brasil-2014 será el perfecto catalizador del desarrollo del fútbol brasileño, en especial en las categorías juveniles y de fútbol base" , afirmó Marín según unas declaraciones recogidas por la FIFA.

Jerome Valcke, quien protagonizó difíciles visitas a Brasil en los meses previos al Mundial en las que se mostró muy crítico con los atrasos, hizo de nuevo un balance positivo del torneo que se celebró entre el 12 de junio y el 13 de julio pasados.

"Estamos convencidos de que el fondo de legado será la plataforma perfecta para distribuir los beneficios de la inolvidable Copa Mundial de Brasil", afirmó el secretario general de la FIFA.

El primer proyecto de este fondo será la construcción -en marcha desde julio- de cuatro campos de fútbol, tres de césped sintético y uno natural, en las inmediaciones del Estadio Olímpico de Belem (noreste de Brasil) .

Los enormes gastos en la organización del Mundial de Fútbol 2014 fueron en los últimos meses uno de los motivos de protestas que derrumbaron la popularidad de la presidenta izquierdista, Dilma Rousseff que en octubre obtuvo su reelección en segunda vuelta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)