4 de octubre de 2014 11:59

El 'superclásico' argentino se roba la atención del Río de la Plata 

El delantero colombiano Teofilo Gutierrez lleva ocho goles en siete partidos. Foto:  Alejandro Pagni / AFP

El delantero colombiano Teofilo Gutierrez lleva ocho goles en siete partidos. Foto: Alejandro Pagni / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP
Buenos Aires

Argentina vivirá el domingo otro 'superclásico' capaz de cortar el aliento, al enfrentarse el líder del torneo, River Plate, con un Boca Juniors que apuesta su última carta para no quedarse afuera de la lucha por el título.

El choque estelar del fútbol argentino tendrá como escenario el estadio Monumental, que lucirá colmado con
55 000 almas, todas a favor de los 'Millonarios' por la prohibición de asistencia de público visitante, pero con varios millones de espectadores prendidos a los televisores.

Los invictos albos de la banda roja pisan fuerte con 21 puntos en nueve partidos, fruto de seis triunfos y tres empates, a diferencia de los 'xeneizes' que están undécimos con 13 unidades, producto de cuatro partidos ganados, uno empatado y cuatro perdidos.

"Hoy River enamora hasta a los de Boca", declaró con un sutil tono provocativo el delantero colombiano Teo Gutiérrez.

Un Vasco contra un Muñeco
A la pasión que despierta cada año el superclásico se le agrega como condimento lances personales como el que librarán dos jóvenes directores técnicos como Marcelo 'Múñeco' Gallardo en la River contra Rodolfo 'Vasco' Arruabarrena en Boca Juniors.

Ambos tienen en común que les tocó reemplazar a los entrenadores más exitosos de la historia de los dos clubes, como lo fueron Ramón Díaz, alejado de River pese a dar la vuelta olímpica en el Clausura-2014, y Carlos Bianchi, a quien echaron por las desoladoras campañas de su tercer ciclo.

A Gallardo la vida le sonríe al haber logrado que aquel equipo de Díaz, ahora invicto, se revitalice y funcione como un reloj de precisión al cumplir con el antiguo axioma futbolero de las “ tres G ” , es decir gustar, ganar y golear.

En el caso de Arruabarrena la misión se perfiló más dura, al haber sacado a flote a un plantel que agonizaba en el fondo del pozo en la última etapa de Bianchi y haber sumado algunas victorias.

La resurrección boquense se debilitó con su primera derrota la semana pasada en un clásico en La Bombonera, por 2-1 ante un Racing todo garra y corazón frente a una escuadra a la que le reaparecieron los viejos fantasmas.

Pero este partido considerado por el diario inglés The Observer como uno de los 50 espectáculos deportivos que hay que ver antes de morir, es un mundo aparte.

"Lo único que vale es quién gana y quién pierde en el superclásico. No importa cómo llegan los equipos", dijo el volante de Boca y la selección argentina Fernando Gago.

El River-Boca de esta décima fecha presenta otros duelos mano a mano, como el de los artilleros locales, el uruguayo Rodrigo Mora y el colombiano Teo, contra Jonathan Calleri y Andrés Chávez.

River es el equipo más goleador con 21 anotaciones, en contraste con Boca que tiene más goles en contra (11) que a favor (9) .

En el medio campo lucharán por el control del balón los riverplatenses Carlos Sánchez y Leonardo Ponzio contra los boquenses Marcelo Meli, Gago y Cristian Erbes.

País en ascuas
Los pilares defensivos de Boca son Mariano Echeverría y Lisandro Magallán, mientras que River alineará a Ramiro Funes Mori y a un flamante convocado por el DT Gerardo 'Tata' Martino a la selección argentina, el lateral Leonel Vangioni.

El arco de Boca será custodiado por Agustín Orión, segundo guardameta del seleccionado detrás de Sergio 'Chiquito' Romero, y el de los riverplatenses por Marcelo Barovero, dueño de la valla menos vencida del torneo.

El magnetismo del superclásico excede a los fanáticos de esos colores para alcanzar a todo amante del fútbol.

Según encuestas de Gallup, un 40% de los hinchas en Argentina es de Boca y un 30% de River. El 30% restante también estará en ascuas.

"De la misma forma en que el coronel Aureliano Buendía ansiaba conocer el hielo para, de una vez por todas, saciar su curiosidad, empezar con buen pie 'Cien años de soledad' y postular a Gabriel García Márquez como futuro Premio Nobel, yo ansiaba ver un River y Boca" , dijo una vez el fallecido escritor, dibujante y humorista Roberto Fontanarrosa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)