2 de agosto de 2015 11:08

El futuro de Josep Guardiola es incierto tras la Supercopa 

Joseph Guardiola reacciona durante el partido del Bayern de Múnich ante el Wolfsburgo. Foto: AFP

Joseph Guardiola reacciona durante el partido del Bayern de Múnich ante el Wolfsburgo. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia DPA
Wolfsburgo

Josep Guardiola no pudo ocultar la frustración. Pocos segundos le faltaron para conseguir su primer Supercopa alemana de fútbol al mando del Bayern Múnich.

Pero la defensa bávara flaqueó y el Wolfsburgo empató y se llevó el título en los tiros penales por 5-4. Fue el tercer intento infructuoso del técnico español de hacerse con este esquivo trofeo y quizás el último. "No es fácil ganar este título", constató irritado el catalán, que perdió las dos Supercopas anteriores ante el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp. "Hay que seguir, siempre seguir", repitió tratando de pasar página. Lo que no está claro es cuánto tiempo seguirá él al mando del Bayern con el que aún no ha conseguido el ansiado triplete. "¡Próxima pregunta!", zanjó al ser consultado sobre su futuro tras el final de la temporada, cuando finalice su contrato.

El Bayern, por su parte, quiere asegurarse la permanencia del ex técnico del Barcelona y acallar rumores como el publicado por el periódico inglés "The Sun" de que el Manchester City prepara una megaoferta a Guardiola de 100 millones de euros (110 millones de dólares). "Ya se ha dicho todo", fue el escueto comentario del director deportivo Matthias Sammer.

Los jugadores no quieren permitir que el debate haga mella en su trabajo diario. "Los jugadores no hablamos sobre el futuro de Guardiola", señaló el guardameta Manuel Neuer. "En algún momento habrá una decisión y para los jugadores no tiene importancia si será antes o después de la pausa de invierno".

Sólo los éxitos deportivos pueden relegar a un segundo plano el tema de la permanencia de Guardiola. Algo que no ocurrió el sábado en la Supercopa. "Fue una pena que no defendiéramos bien en los últimos minutos", lamentó Guardiola. "El fútbol es así, es sólo un minuto. Después vienen el empate y los penales".

El Bayern volvió a perder en la tanda de tiros penales como lo hizo el año pasado ante el Dortmund. Y nuevamente, uno de los protagonistas de la derrota fue el español Xabi Alonso. Esta vez fue el arquero Koen Casteels quien atajó el disparo de Alonso y dio la victoria al campeón de la Copa Alemana.

El Wolfsburgo alzó por primera vez la Supercopa al ganar en los penales después de un empate de 1-1. Arjen Robben abrió el marcador para los de Guardiola tres minutos después de comenzado el segundo tiempo y el sustituto Niklas Bendtner igualó en el minuto 89.

Casteels atajó el segundo penal, a cargo de Alonso, mientras que el Wolfsburgo tuvo éxito en todos sus tiros. Guardiola rescató como positivo el regreso de Robben tras una larga lesión así como el estreno del brasileño Douglas Costa a dos semanas del arranque del campeonato.

El gran fichaje de la temporada, el internacional chileno Arturo Vidal, jugó el cuarto de hora final, en el que cometió varias faltas y recibió trajeta amarilla. "Es un luchador", comentó Neuer. "Echaba de menos la Bundesliga", dijo el centrocampista traspasado de la Juventus por 37 millones de euros (unos 40 millones de dólares), que convirtió el penal que le tocó lanzar en la tanda final.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)