19 de junio de 2016 16:18

Francia y Suiza empatan 0-0 y avanzan a octavos de la Eurocopa

Un empate les valía a ambos, pero la primera media hora de Francia dejó claro que los anfitriones querían ganar e ilusionar a una hinchada

Un empate les valía a ambos, pero la primera media hora de Francia dejó claro que los anfitriones querían ganar e ilusionar a la hinchada. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

La selección de fútbol de Francia desperdició hoy otra oportunidad para enganchar a su afición, pero logró su objetivo al empatar 0-0 con Suiza y avanzar como primera del Grupo A a los octavos de la Eurocopa.

El resultado en el estadio de Lille coloca también a los helvéticos en la fase del K.O. de Francia 2016, un torneo en el que los anfitriones, que partían como favoritos, aún no desplegaron el nivel que esperan los hinchas "bleus".

Paul Pogba dio dos veces al palo y Dimitri Payet otra, pero Francia fue incapaz de doblegar a Suiza después de sus apretadas victorias ante Rumanía y Albania en las dos primeras jornadas.

La selección francesa jugará su partido de octavos de final el 26 de junio en Lyon ante un rival aún por decidir, uno de los terceros clasificados de los Grupos C, D o E. Suiza, por su parte, chocará el mismo día en Saint-Etienne ante el segundo del Grupo C.

Consciente de que un empate le era suficiente, Deschamps dio descanso a varios de sus titulares pensando ya en el cruce de octavos de final. Dimitri Payet, N'Golo Kanté, Blaise Matuidi y Olivier Giroud se quedaron en el banquillo y en su lugar entraron Yohan Cabaye, Moussa Sissoko, Kingsley Coman y André-Pierre Gignac.

Un empate les valía a ambos, pero la primera media hora de Francia dejó claro que los anfitriones querían ganar e ilusionar a una hinchada que necesitó contener el aliento en las dos primeras jornadas, resueltas en favor de "Les Bleus" con goles agónicos.

La primera gran ocasión, no obstante, fue para Suiza. Zherdan Shaqiri lanzó un córner que Fabian Schär peinó al segundo palo y ahí apareció Djorou, que no conectó el balón por un par de palmos.

Después de esa oportunidad, Francia se adueñó del partido, aunque no del balón. Sin conceder apenas en defensa, la selección de Deschamps optó por la verticalidad para llegar al arco suizo. Y la única vía parecía ser Pogba.

Tras dos partidos grises y días de polémica en Francia por un gesto -aparentemente un corte de mangas- de Pogba en el último partido, el jugador de la Juventus estaba en el foco.

Le faltó control y continuidad, pero en Lille dejó destellos. Suyas fueron las mejores oportunidades de los franceses en la primera mitad, tres acciones que reflejaron la versatilidad de uno de los futbolistas más pretendidos del fútbol mundial.

En el minuto 12 lanzó un disparo colocado, de rosca y con la diestra a la escuadra. El arquero Yan Sommer intentó atraparla, pues la pelota no iba con excesiva potencia, pero se le escapó y acabó dando en el larguero. Segundos después apareció en el área para rematar de zurda, cruzado, con una volea que Sommer despejó con solvencia.

Nada pudo hacer el portero en la siguiente jugada de peligro, en el 17'. Sólo le salvó el larguero. Y es que Pogba lanzó un violento y a la vez elegante disparo con la zurda desde fuera del área que se estrelló en la misma cruceta. Rugía Pogba y rugía Francia, que en 20 minutos había demostrado más mordiente que en los otros dos partidos anteriores. Pero se diluyó el juego alegre francés a partir de ese momento.

Suiza, que se clasificó por primera vez a la fase eliminatoria en una Eurocopa, agarró la pelota pero se limitaba más a controlarla que a atacar, como implorando a Francia por el empate que servía a ambas.

El partido se calmó y el inicio de la segunda mitad no devolvió el vértigo. Un disparo de Griezmann en el minuto 57 tras una buen triangulación con Gignac forzó la primera parada de un portero en mucho tiempo.

Los dos equipos parecían más preocupados de no encajar que de intimidar al rival. Pero en el 63' entró Payet, el jugador más decisivo de Francia en esta Eurocopa, y agitó un poco el encuentro con dos disparos marca de la casa.

Primero, en el 75', enganchó un centro de Sissoko de volea y el balón impactó directamente al larguero. Tan fuerte iba, que la portería se tambaleó durante unos segundos. Minutos después, en el 80, el jugador del West Ham probó desde fuera del área con otro latigazo que se fue cerca de la escuadra.

Después, al filo del descuento, tuvo una falta al borde del área en una posición inmejorable para su golpeo. Tiró el francés y el balón dio a un compañero suyo. Esta vez no hubo gol agónico de Francia, que llega a octavos invicta y como líder de su grupo pero sin el fútbol que todo su país espera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)