9 de marzo de 2015 13:57

Sebastian Vettel, tras los pasos de Schumacher en la Ferrari

El piloto alemán de Fórmula Uno Sebastian Vettel, de Ferrari, a bordo de un coche de carreras diseñado por estudiantes de la Universidad de Niederrhein en Moenchengladbach (Alemania)

El piloto alemán de Fórmula Uno Sebastian Vettel, de Ferrari, a bordo de un coche de carreras diseñado por estudiantes de la Universidad de Niederrhein en Moenchengladbach (Alemania)

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia DPA

Con el número cinco en el morro de su bólido, el alemán Sebastian Vettel aspira a su quinto título de Fórmula 1 nada menos que en la escudería Ferrari, el lugar donde su ídolo Michael Schumacher marcó una era.

Ahora es Vettel el que quiere iniciar una nueva etapa en su carrera y en la de Ferrari, un equipo sobre el que pesa la enorme carga de siete años sin títulos. "Se puede decir que se hizo realidad un sueño en muchos aspectos, pero un sueño también es algo inmaterial. Mi meta es volver a estar arriba, no sólo para mí, sino también para el equipo", dijo el cuatro veces campeón del mundo. "Por eso, debemos encajar a la perfección". Ya sea un examen definitivo, un nuevo comienzo o un desafío, Vettel puede, debe y quiere devolver a Ferrari al lugar donde lo colocó Schumacher, que ganó cinco títulos consecutivos vestido de rojo.

Vettel, de 27 años, espera desde noviembre de 2013, cuando logró una novena victoria seguida, para conseguir su triunfo número 40 en la clase reina del motor. El alemán no había esperado tanto a una victoria desde que debutó en la Fórmula 1 en el Gran Premio de Indianápolis 2007 a bordo de un BMW.

Pero aún más espera Ferrari: su último triunfo data de mayo de 2013, cuando el español Fernando Alonso ganó delante de sus aficionados. Pese a las buenas sensaciones que dejó el equipo de Maranello en los ensayos de pretemporada, el jefe de Ferrari, Maurizio Arrivabene, no cambió el objetivo de la temporada: ganar dos Grandes Premios. Si esas dos veces es Vettel -y no su compañero, el finlandés Kimi Raikkonen- el que sube a lo más alto del podio, el alemán igualará las 41 victorias del brasileño Ayrton Senna y sólo tendrá por delante en la histórica clasificación al francés Alain Prost (51) y a Schumacher (91). El siete veces campeón del mundo fichó por Ferrari en 1996 habiendo ganado dos títulos. Vettel ya llega con cuatro en el bolsillo, pero quiere dominar el mundo de la Fórmula 1 con la misma meticulosidad que Schumacher. Vettel es "una copia" de su ídolo en muchos aspectos, los comparó Arrivabene.

Schumacher tuvo que esperar cinco años para ganar su primer título con la "Scuderia", pero después llegaron otros cuatro seguidos. La salida de Vettel de Red Bull, equipo con el que ganó sus cuatro títulos, llegó después de un año en el que surgieron numerosas grietas en la relación entre el piloto y la escudería.

Además, el australiano Daniel Ricciardo, el otro volante de Red Bull, ganó las tres únicas carreras del año que no fueron a parar a las vitrinas de Mercedes. "No puedo estar feliz cuando no hay nada que celebrar", explicó el alemán. Vettel volvió a sonreír cuando empezó a trabajar en Maranello. "El lugar tiene algo mágico", dijo después de conocer la casa del fabricante italiano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)