22 de October de 2012 00:01

Una oreja simbólica se llevó cada novillero en la Plaza Monumental

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Con tres cuartos de entrada, excelente ambiente y entrega torera se realizó ayer la segunda de las novilladas preferiales en tarde de sol, sombra y algo de viento mediado el festejo.

Se lidiaron novillos-toros de peso y muchos problemas, y una dosis de mansedumbre de los hierros de Albaserrada y Mirafuente en un festejo con picadores. El festejo se desarrolló en la Plaza de Toros Monumental Quito.

José Antonio Bustamante no tuvo material en su primero que embestía con la cara alta. Y al que saludó airoso con verónicas. En este novillo, Carlos Lárraga hizo un quite por navarras y la faena se construyó con pases sobre ambas manos en medio de las dificultades del novillo. Escuchó palmas al finalizar. Y puso ganas en el segundo que, aunque manso, tuvo nobleza.

El público entregado aplaudió los pasajes de toreo de muleta y premió al novillero con una oreja simbólica. Con el trofeo dio la vuelta al ruedo entre aplausos de los aficionados.

Carlos Lárraga tuvo una actuación torera y completa. Dominio de los terrenos, valor y torería en las verónicas de recibos, rematas con la media. Se dobló con conocimiento y puso mucho aguante, temple y calidad en los derechazos, y arrojo para ponerse con el imposible pitón izquierdo.

Un novillo de Albaserrada que pedía oficio y, pese a lo poco toreado que está, mostró superar con creces. La autoridad le entregó una oreja que supo a poco premio para la buena actuación. Con el trofeo en sus manos dio la vuelta al redondel entre ovaciones.

El segundo del lote de Lárraga fue manso y con problemas, pero el torero superó las expectativas, dejó en alto su nombre y fue ovacionado.

Nuevo en esta plaza fue el mexicano Nicolás Gutiérrez. Apenas está empezando y los problemas del primer novillo de Albaserrada exigía más experiencia. En el sexto que cerraba la plaza, un manso de Mirafuente que se fue a las tablas al inicio de la faena de muleta, el azteca agradó al público, arrancó muchos muletazos de mérito en los tableros y firmó con un final explosivo para recibir una cariñosa oreja, que el debutante paseó por el redondel entre los aplausos del público.

Los tres novilleros se fueron de la plaza con la ovación del público asistente. Las cuadrillas cumplieron bien destacando Bille, San Martín, Caza y Patatas con la capa y San Martín, Campana y Albán con las banderillas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)