7 de October de 2012 16:35

El novillero Román Collado corta tres orejas y sale a hombros en Valencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El novillero valenciano Román Collado cosechó un triunfo rotundo al cortar tres orejas y abrir la Puerta Grande en el primer festejo de la miniferia de la Comunidad Valenciana, celebrado el domingo en la plaza de toros de Valencia.

FICHA DEL FESTEJO

Cinco novillos de Parladé y uno -el quinto- de Juan Pedro Domecq, bien presentados, nobles aunque justos de fuerzas.

Jesús Duque: estocada (oreja); y estocada en "los blandos" y estocada caída (ovación).

Juan Leal: estocada (ovación); y tres pinchazos y tres descabellos (silencio).

Román Collado: estocada trasera (oreja tras aviso); y estocada (dos orejas).

En cuadrillas, saludaron montera en mano Juan Carlos Donaire en el segundo, José Manuel Montoliú en el quinto, y Raúl Martí en el sexto.

La plaza tuvo casi media entrada en tarde muy calurosa.

---------------------------------------------

ROMÁN, LA GRAN ESPERANZA DEL TOREO VALENCIANO

Jesús Duque fue todo decisión, lo que demostró al irse a la puerta de toriles para recibir a sus dos antagonistas a portagayola. En el novillo que abrió plaza llevó a cabo una labor basada sobre la mano diestra, aunque lo mejor fue una tanda de cuatro naturales largos y muy templados. Cortó una oreja.

En el cuarto, novillo muy apagado, volvió a estar muy tesonero pero sin lograr mayores cotas por la deslucida condición del animal.

El francés Juan Leal causó una grata impresión en su debut en Valencia, sobre todo en su primera labor, en la que mostró un concepto de valor y quietud, aunque un tanto frío en su primera labor.

En el quinto volvió a mostrar buen gusto ante un animal que llegó muy aplomado en el último tercio.

Román volvió a mostrar en su tierra los grandes progresos que va teniendo desde que debutara por el mes de marzo en Fallas.

Al tercero, primero de su lote, le cuajó una faena de buen corte por los dos pitones que le valió una oreja.

Y con el sexto vino lo importante con una faena de notable dimensión a base de un toreo sin concesiones, valiente y muy firme, en la que consiguió muletazos por uno y otro lado de exquisita estética. Gran Román, que tras una estocada certera, cortó las dos orejas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)