15 de May de 2012 16:18

Gallo: "la corrida ha sido como estar todo el rato en el filo de la navaja"

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La corrida que lidió hoy la ganadería de "El Ventorrillo" en Las Ventas, muy peligrosa y complicada, no brindó opciones a la terna de toreros, de entre los cuales Eduardo Gallo dijo una frase muy elocuente que la definió perfectamente: "ha sido como estar todo el rato en el filo de la navaja".

"Pensaba que la corrida iba a dar más opciones, sobre todo por los antecedentes del año pasado, y al final no ha dado ninguna. Los seis toros han tenido muchísimo peligro y han desarrollado muy malas ideas, siempre al acecho del torero, imposible se mire por donde se mire", declaró Gallo a Efe al finalizar la corrida.

No obstante, fue Gallo el único torero de los tres que saludó una ovación desde el tercio, como premio a su valentía y actitud, al finalizar su primera faena.

"Creo que la gente al menos ha agradecido la disposición con la que he estado toda la tarde, porque aunque ninguno de mis dos toros me ha dejado disfrutarlos y torearlos a gusto, pero por lo menos Madrid ha visto que venía a jugarme la vida de verdad, aunque, evidentemente, el objetivo era otro", confesó.

En el mismo aire que las declaraciones de Gallo, Curro Díaz señaló de forma irónica al acabar el festejo: "vaya 'corridita' buena de toros".

"Ha sido imposible ni tan siquiera esbozar el toreo. La suerte que he tenido es que no me he dejado ningún toro vivo, ninguno, porque vaya tela. Y milagroso también ha sido que salgamos todos los compañeros por nuestro propio pie", manifestó Díaz.

"Yo entiendo -continuó el diestro de Linares- que el ganadero viene con toda la ilusión del mundo a Madrid, y es más, ha traído una corrida de toros que era una 'tía', pero luego los seis han desarrollado un comportamiento peligrosísimo, y así no se puede".

El primer espada, Julio Aparicio, cumplió una labor ayuna de compromiso, motivo por el que la plaza de Madrid le abroncó fuertemente al término de sus dos faena, algo que el propio torero excusó de una forma muy elocuente: "no lo he visto claro; no ha habido en ningún momento acople entre toro y torero".

"El toreo es así, y más el mío, que necesito un toro con un mínimo de hechuras y que colabore; pero con los dos animales que me han echado hoy, tan altos y con esos pitones, es imposible que pueda hacer algo", expresó Aparicio mientras salía de la plaza entre abucheos, insultos y sorteando las numerosas almohadillas que los aficionados le lanzaban desde los tendidos a modo de protesta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)