Cartagena y Ventura salen a hombros en el inicio de la feria de Castellón

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
EFE, Castellón

Los rejoneadores Andy Cartagena y Diego Ventura cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros del festejo ecuestre con el que se inauguró ayer (23 de marzo) la feria de la Magdalena de Castellón.

Se lidiaron toros de Los Espartales, correctamente presentados, reglamentariamente despuntados y, en general, poco colaboradores. El que más se prestó, el quinto.

  • Andy Cartagena, silencio y dos orejas.
  • Diego Ventura, silencio y dos orejas.
  • Manuel Manzanares, que sustituía a Leonardo Hernández, silencio y oreja.
  • La plaza tuvo dos tercios de entrada.

[[OBJECT]]

VIBRANTE Y TRIUNFAL REMONTADA

No empezó bien la tarde para Cartagena, que vio como su primero buscó enseguida el refugio de las tablas, negándose en redondo en colaborar. Esfuerzo baldío del jinete de Benidorm.

Pero pudo redimirse Cartagena en el cuarto, toro en el límite de las fuerzas pero al que, a base de mucho de temple, fue haciendo poco a poco.

Conectó mucho Cartagena montando a "Pericalvo", caballo con el que hace esos balanceos en los cites que gustan, y mucho, y con el que brilló en banderillas. También lo bordó en un par a dos manos sobre "Juncal" y en un vibrante epílogo con "Cubano". Cortó dos orejas tras un fulminante rejón de muerte.

Ventura vio silenciada su primera labor tras marrar en la suerte suprema. El toro apenas colaboró, pero Ventura jugó sus bazas gracias, sobre todo, a su espectacular cuadra. Lo mejor, un par a dos manos con "Remate". Pudo haber "tocado pelo" pero, ya esta dicho, no estuvo fino al matar.

Pero en el quinto, sí. Aquí Ventura formó un auténtico lío, destacando sobremanera con "Nazarí", con el que protagonizó unos vibrantes galopes a dos pistas llevando imantado a escasos centímetros de la grupa al de Los Espartales.

Faena siempre a más, con un soberbio tercio de banderillas sobre "Milagros" y coronada con el espectáculo de los mordiscos de "Morante", algo que siempre encienden los tendidos.

Manuel Manzanares, por su parte, se quedó a las puertas del triunfo. Tras una faena voluntariosa pero mal rubricada en la suerte suprema, consiguió cortar una oreja del sexto, con el que destacó montando a "Mazzantini" en las batidas de pitón a pitón, quiebros y banderillas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)