3 de marzo de 2017 15:20

FIAT 500 es lujo y estilo en un envase pequeño

Este ejemplar ‘retro’ incorpora algunas mejoras y llega al país con un precio más competitivo.

Este ejemplar ‘retro’ incorpora algunas mejoras y llega al país con un precio más competitivo. Foto: Paúl Rivas/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Fernando Robayo
Editor Carburando

Pocos autos compactos en el mundo pueden presumir de una peculiar mezcla entre estilo ‘vintage’, acabados de lujo y un amplio equipamiento en materia de seguridad y confort que incluye tecnología de punta.

Diez años después de su lanzamiento, podría decirse que el Fiat 500 es la reinterpretación de un auto clásico que mejor conserva el ‘espíritu’ del modelo original en comparación con los nuevos Volkswagen Beetle y Mini, a pesar de que, desde su nacimiento, ascendió a la categoría premium dentro de su segmento.

El ‘Cinquecento’ sigue siendo un miniauto con vocación urbana, que se presenta como una alternativa de movilidad para personas solas, parejas o familias pequeñas. Eso sí, el requisito indispensable en cualquier caso es valorar su propuesta como un vehículo único, con identidad propia, que no busca rivalidad con otros ejemplares del mercado.

Corporación Maresa, representante de Fiat en Ecuador, nos invitó a probar las bondades del modelo en agosto del 2013, cuando había pasado poco tiempo desde su llegada al país. Entonces sus cualidades físicas y dinámicas resultaron sorprendentes, especialmente porque en el mercado nacional no existían precedentes de un vehículo que ofreciera tanto en un tamaño tan reducido.

Tres años y medio después, el modelo 2017 fue objeto de una leve actualización que mejora la propuesta de su antecesor y realza su atractivo.

En cuanto a la estética, el 500 presenta un nuevo parachoques delantero que incluye un rediseño de la toma de aire y reubica los faros neblineros hacia el interior. El parachoques trasero también presenta un diseño más limpio, mientras que los faros posteriores mantienen la forma de los anteriores pero de su estructura conservan únicamente el contorno, lo cual le da una apariencia más moderna.

Los cambios más significativos se aprecian en el interior y empiezan con un nuevo cuadro de instrumentos totalmente digital y a colores que presenta toda la información básica, así como aquella más detallada que ofrece el computador a bordo.

En la parte superior central del tablero se incorporó un sistema de infoentretenimiento que incluye una pantalla de cinco pulgadas, en la que se proyectan tanto las fuentes de audio como los datos del teléfono celular, que se conecta vía bluetooth.

Acabados de alta calidad, asientos de cuero, techo panorámico y volante multifunción forrado con cuero, son algunos de los elementos destacados del habitáculo.

En cuanto a la mecánica, el Fiat 500 no presenta mayores cambios. Sigue recurriendo a u motor Multiair de 1.4 litros y 16 válvulas, capaz de entregar 100 caballos de potencia a 6 000 rpm y 131 Nm de torque a un régimen de giro de 4 250 rpm. La modificación más importante está en la caja de cambios, que ahora cuenta con una sexta marcha que permite optimizar las prestaciones del vehículo.

Como en el antecesor, es posible incrementar la respuesta mecánica gracias al botón Sport ubicado en el tablero central, el cual modifica el mapa de la inyección y le otorga un comportamiento más impulsivo.

A nivel de seguridad, el Fiat 500 cuenta con frenos de disco en las cuatro ruedas con sistema antibloqueo, controles electrónicos de estabilidad y tracción, airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla para el conductor (7) y luces diurnas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)