16 de marzo de 2017 00:00

Facundo Martínez volvió a ser el líder de Universidad Católica

Jugadores de Católica festejan en la goleada 3-0 ante Liga de Quito en el Atahualpa. El número 10, de espaldas, es Facundo Martínez. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Jugadores de Católica festejan en la goleada 3-0 ante Liga de Quito en el Atahualpa. El número 10, de espaldas, es Facundo Martínez. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Redacción Deportes (D)

Facundo Martínez intercambia mensajes por celular con Luis Miguel Escalada. Son amigos y hablan mucho. El volante argentino le cuenta al ‘Pichu’ cómo manejar la ansiedad de sufrir una lesión grave.

Una de las primeras recomendaciones del ‘Facu’ fue no apresurar los tiempos de recuperación y tener mucha paciencia. El tiempo que demora volver a la cancha es entre ocho y nueve meses por una ruptura del tendón de Aquiles.

El año pasado, Martínez sufrió la misma lesión que ahora padece Escalada. Pasó medio año viendo a sus compañeros por televisión.
A Martínez le tomó ocho meses para recuperarse bien y volver a las canchas. Hizo un trabajo minucioso con David Maldonado, el fisioterapista de la Universidad Católica.

Regresar a las canchas le costó porque perdió ritmo de fútbol, agilidad física y le costaba manejar la pelota. Ahora ‘Facu’ es un líder del medio campo camaratta y una de las figuras en el nivel futbolístico.

Facundo Martínez nació en  Buenos Aires, Argentina, el 4 de abril de 1985. Llegó a Universidad Católica en el 2009. Foto: David Paredes/ EL COMERCIO

Facundo Martínez nació en  Buenos Aires, Argentina, el 4 de abril de 1985. Llegó a Universidad Católica en el 2009. Foto: David Paredes/ EL COMERCIO

Es uno de los mejores intérpretes del sistema de juego que quiere el entrenador Jorge Célico. Ha jugado dos de los seis partidos del ‘Trencito’ en esta temporada y ha logrado acoplarse a la forma de juego. El 2015 fue uno de los mejores pasadores de balón del torneo.

“Estamos en un buen momento. El trabajo de Jorge es bueno. Cada año se hacen pocas incorporaciones y venimos jugando juntos desde un buen tiempo con la mayoría”, dice Martínez, quien cumplirá 30 años el próximo mes.

La familia de Martínez ha sido clave en la recuperación anímica tras la grave lesión. Su esposa, Valeria Mauro, y sus hijas Isabella y Olivia lo acompañaron en todo el proceso.

Lo mimaron mientras estaba en cama y lo consentían cuando asistía, a diario, a las sesiones de fisioterapia y luego en el regreso a las canchas.

Una de las cualidades que pondera el DT Jorge Célico es que Martínez ha sido un futbolista clave para que los extranjeros que llegan al club se sientan cómodos y conozcan el funcionamiento del equipo.

Con Horacio Orzán, por ejemplo, mantenía extensos diálogos sobre el fútbol ecuatoriano. Conoce bien porque ya lleva siete años en el país y ha vestido las camisetas de Católica y Técnico Universitario de Ambato.

“Es un gran capitán. Sabe cómo manejar al grupo. Estuvo muy triste cuando se lesionó y por eso fue uno de los primeros en apoyar al ‘Pichu’ Escalada”, manifiesta Andrés ‘Pollo’ López, lateral derecho.

Martínez no actuó en los primeros partidos del año porque estaba recuperándose y porque tenía la esperanza de que saliera su nacionalización.

El trámite lo empezó hace tres años y tiene su carpeta en la Presidencia de la República. No ha tenido respuestas a pesar que, desde el año pasado, ha buscado apurar el proceso.
Por lo pronto, sueña con lograr el primer título y ser figura en los partidos de la Copa Sudamericana, en abril.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)