28 de noviembre de 2015 15:08

Nico Rosberg se sumó a la fiesta de Mercedes en el año de Lewis Hamilton

El piloto alemán Nico Rosberg conduce su Mercedes AMG durante la prueba de clasificación del GP de Abu Dhabi en el circuito Yas Marina. EFE

El piloto alemán Nico Rosberg conduce su Mercedes AMG durante la prueba de clasificación del GP de Abu Dhabi en el circuito Yas Marina. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) saldrá primero en el Gran Premio de Abu Dabi, la última prueba del Mundial de Fórmula Uno, que se disputará este domingo en el circuito de Yas Marina, donde arrancará al lado de su compañero y rival inglés Lewis Hamilton, matemáticamente triple campeón desde hace tres carreras.

Rosberg, que tras ganar en México y en Brasil aseguró repetir el subcampeonato del año pasado, logró su sexta
'pole position' consecutiva -la séptima del año- al cubrir en calificación la pista de los Emiratos Árabes Unidos, de
5 554 metros, en un minuto, 40 segundos y 237 milésimas, 377 menos que Hamilton, que había marcado los mejores parciales en las dos primeras rondas de la cronometrada principal.

El hijo del mítico Keke -ganador para Finlandia del Mundial de 1982- se unió de esta forma a la fiesta final de su escudería, que en el pasado Gran Premio de Rusia ya revalidó el título de constructores y que en Yas Marina apunta a seguir batiendo récords.

De paso, aguó parcialmente la de su antagonista inglés, ganador de diez carreras este año, que hubiese celebrado este sábado su quincuagésima pole, pero que en ningún caso renunciará a sumar este domingo su triunfo 44, el mismo número que luce en la nariz de su auto.

Rosberg lideró una nueva primera fila íntegra de Mercedes, que igualó su récord de 18 poles del año pasado y que este domingo podría mejorar otras dos plusmarcas si logra el duodécimo doblete del curso, que la haría alcanzar el récord histórico de puntos, 703, dos más que el año pasado. Sin la controvertida y ya suprimida regla de puntuación doble del último Gran Premio de 2014.

Desde la segunda fila saldrán el finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari) y el mexicano Sergio Pérez (Force India), que apunta a un nuevo podio, después del que firmó en Rusia, al acabar tercero en Sochi. Checo certificó que el fin de semana va bien orientado, después de haber marcado el tercer tiempo el viernes y el cuarto en el tercero y último ensayo, que también lideró este sábado Rosberg.

El alemán sumó la vigésima segunda pole de su carrera en F1, igualando la marca del español Fernando Alonso, que vivió otra jornada negra, en el peor año de la historia de McLaren, en la que tuvo que desmentir, incluso, que vaya a tomarse un año sabático.

El doble campeón mundial asturiano (2005 y 2006, con Renault) quedó eliminado en la Q1, al sufrir un pinchazo en la rueda trasera izquierda en su última vuelta lanzada, después de ser ralentizado en intentos anteriores por el francés Romain Grosjean (Lotus) y el ingles Will Stevens (Manor), a los que tildó de idiotas por radio.

Idéntica suerte corrió el cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel (Ferrari), por un error de cálculo de su escudería, que daba por válido el tiempo marcado con neumático duro.

Vettel, único que ha ganado tres veces en Yas Marina desde que entrase Abu Dabi en el calendario del Mundial de Fórmula Uno, saldrá justo delante de Alonso, en el puesto 16, diluyendo su papel de peligro teórico para Mercedes.
El mejor español fue Carlos Sainz (Toro Rosso), que saldrá décimo -al lado del ruso Daniil Kvayt (Red Bull)- tras deshacer a su favor el empate y ganar el duelo interno en calificación (10-9) a su compañero holandés Max Verstappen, que arrancará undécimo.

Con título y subcampeonato revalidados por las flechas de plata, pase lo que pase en Abu Dabi, Vettel -líder de la anterior dictadura en la F1, con Red Bull- acabará tercero un certamen en el que capturó las únicas tres victorias que no se apuntó Mercedes y en el que suma 266 puntos, 31 menos que Nico y a 97 de Hamilton.

Lo único que se dilucida en Yas Marina es el cuarto puesto en el Mundial de pilotos, en duelo fratricida entre los finlandeses Valteri Bottas (Williams) y Raikkonen, protagonistas de sendos incidentes en México y -con anterioridad, mucho peor, en Sochi-, con ventaja momentánea de un punto (136-135) a favor del primero.

Bottas saldrá sexto, desde la tercera fila, al lado del australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) y tres puestos por detrás de Kimi. Su compañero brasileño Felipe Massa acabó octavo y arrancará al lado del alemán Nico H lkenberg (Force India).

Williams será tercero en el Mundial de constructores, por detrás de la escudería de Brackley y de Ferrari; y en Yas Marina sólo quedarían en juego la sexta y la octava plaza en esa clasificación.
Lotus le saca nueve puntos a Toro Rosso por el sexto puesto
(76-67) y Sauber defiende otros nueve sobre McLaren (36-27).

Algo que, a simple vista, parece irrelevante, si no fuera porque supone un buen puñado de millones en un deporte-espectáculo que mueve un negocio gigantesco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)