27 de junio de 2014 14:45

Mercedes mantiene la hegemonía

Valtteri Bottas (centro), de Williams, fue la novedad en el podio de la carrera en casa de Red Bull.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Redacción Carburando
Quito

La apropiación de los dos primeros puestos en la grilla de partida del Gran Premio de Austria fue una sorpresa para todos los actores de la Fórmula 1, y también para sus protagonistas de Williams.

Seguramente Felipe Massa y Valtteri Bottas planeaban una gran actuación en la sesión clasificatoria que les permitiera largar desde una posición cómoda, basados en el buen desempeño que el FW36 venía demostrando.

No obstante, una serie de acontecimientos no previstos, entre los que se contaron los errores de Lewis Hamilton y Nico Rosberg durante la jornada, contribuyeron a que Massa lograra la ‘pole position’ por primera vez en seis años y que estuviera escoltado por su compañero de equipo.

Aunque el hecho llamó la atención y rompió con la hegemonía de Mercedes en las sesiones sabatinas, no era suficiente como para pensar que Williams se había convertido en el nuevo dominador de la categoría.

Las primeras vueltas dieron cuenta de aquello. Rosberg (tercero) no tardó en arrebatarle la punta a Massa y Hamilton apenas necesitó una vuelta para pasar del noveno al cuarto lugar, luego de adelantar a Kimi Raikkonen, Daniel Kvyat, Kevin Magnussen y Daniel Ricciardo.

Los Williams, por su parte, se alejaban de los demás perseguidores pero sucumbían ante la presión y superior desempeño de los Mercedes, que sumaron su sexto doblete de la temporada.

Con ocho grandes premios disputados de los 19 que componen el calendario del 2014, las tendencias empiezan a consolidarse.

Por un lado, Mercedes continúa por el camino correcto en su afán de conseguir los títulos del año de manera anticipada. Rosberg no tiene más adversario que Hamilton y viceversa. Detrás de ellos, la lucha ya no es por el segundo lugar, como en la era Vettel, sino por el tercero.

Y en esa pugna tampoco hay mayor claridad. Ricciardo es, por ahora, el dueño del último escalón del podio, seguido muy de cerca por Fernando Alonso, a quien su quinto lugar en Austria le ayudó a recortar distancias.

Sin embargo, el Ferrari F2014T tiene serios problemas para desarrollar velocidad punta, mientras que la fiabilidad del Red Bull RB10 continúa en entredicho. De eso sabe bien el campeón reinante, luego de protagonizar otro abandono.

Lo que parece casi un hecho es que Williams quiere pelear por ser el nuevo escolta de Mercedes y aparentemente ha desarrollado las armas para lograrlo.

La disputa de las siguientes carreras demostrará si lo del pasado domingo fue fruto de una evolución o solo de las circunstancias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)