13 de October de 2012 00:13

La estrategia funcionó como un reloj

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Reinaldo Rueda es un hombre de pocas palabras. No le gustan las cámaras, ni estar en la palestra para que los seguidores de la Tricolor lo reconozcan.

Pero ayer su comportamiento fue distinto. El técnico colombiano festejó con la hinchada la victoria de Ecuador (3-1) sobre Chile, en el cotejo correspondiente a la novena fecha de las eliminatorias mundialistas.

Tras la victoria, Rueda salió del área técnica y saludó con los hinchas que se ubicaron en la general sur. También lloró.

Lo hizo para liberar la tensión de la semana de entrenamiento y por la satisfacción de ver la entrega de sus pupilos en el juego frente a la selección araucana. Rueda fue más allá y dijo que esto también se origina porque “hay personas que me quieren y otras que no me quieren”. Eso lo admitió ayer en la rueda de prensa.

Rueda también posó ayer para una decenas fotoperiodistas que pugnaban por eternizar las imágenes mientras lloraba.

En la rueda de prensa, el DT lució contento y satisfecho por continuar firme hacia el Mundial de Brasil 2014. Destacó las cualidades de cada uno de sus pupilos.

Afirmó estar orgullo de Renato Ibarra, quien reemplazó a Antonio Valencia. “Es un jugador explosivo que me ha dejado conforme. Con él trabajamos desde el 2011 cuando visitamos a Argentina en Mar del Plata”.

Sobre Felipe Caicedo, dijo que lo retiró al minuto 67 porque sintió que estaba muy cansado. “Me fijé que ya no corría, caminaba”.

Al final, Sixto Curipoma, fisioterapeuta, confirmó que el ariete, autor de dos de los tres goles, sufrió un esguince en el tobillo derecho de grado uno.

El DT hizo una pausa para después destacar su potencia y entrega en el partido, al igual que lo hizo con Luis Fernando Saritama y Segundo Alejandro Castillo.

Aunque la victoria le permitió exhibir sus emociones, Rueda mencionó que ese partido ya quedó atrás y que al llegar a la concentración preparará a sus pupilos para el partido frente a Venezuela, previsto para este martes, en Puerto La Cruz.

[[OBJECT]]

“Hay que sacarnos el chip y pensar en el siguiente partido. Yo respeto mucho a Venezuela, así que no será sencillo”.

Para ese cotejo, el seleccionador no contará con Caicedo ni con Saritama, pero recuperará a Antonio Valencia. “Lo bueno es que tenemos de dónde escoger”, mencionó el técnico que antes de salir de la sala de prensa del Atahualpa dijo estar feliz con la familia que “poco a poco” se va formando.

“Los jugadores mostraron solidaridad con Juan Carlos Paredes después del autogol y eso se reflejó en la cancha con las muestras de respaldo.

Los jugadores también se dieron un par de minutos para festejar. Tras el gol de Castillo, un grupo de tricolores se reunió en una esquina del arco sur para bailar, lo hicieron al ritmo de la salsa.

Tras el pitazo final se abrazaron e inmediatamente se fueron para el camerino.

Chile padeció en el estadio Atahualpa. Eso se evidenció en el rostro de Jaime Vera, asistente del técnico Jorge Borghi, y de los hinchas que observaron el cotejo.

Vera lamentó las expulsiones de Pablo Contreras y Jorge Vidal. Sin embargo, dijo que aquello no justifica la caída por 3-1.

Él elogió el juego de la Tricolor. “Ecuador jugó bien por eso no pudimos vencerlo. Pero es necesario corregir errores para que esto no nos vuelva a suceder”.

Ahora, Chile se prepara para recibir a Argentina, con el deseo de lograr los tres puntos en casa. “Estamos haciendo cálculos y todavía podemos pelear por un cupo al Mundial”.

Ecuador, en cambio, sigue firme por su deseo de lograr uno de los cuatro cupos directos que otorga la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)