8 de junio de 2014 19:04

Esmeraldas y Guayas aportan más jugadores a la Serie A y a la Tricolor

Esmeraldas fútbol

En la playa de Las Palmas, en Esmeraldas, a diario, unos 200 niños y adolescentes disputan intensos partidos ante la mirada de entrenadores y ‘scouts’. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 5
Contento 0

Playa Las Palmas es mar y fútbol. Cada tarde, el balneario esmeraldeño recibe a 200 niños y adolescentes que forjan allí sus sueños de gloria, pegándole a raídos balones por horas. Su objetivo es claro: triunfar en el fútbol, siguiendo el camino de sus paisanos, los seleccionados ecuatorianos que ahora triunfan en el país y el exterior.

En esa playa se formó Carlos Tenorio, también Jimmy Blandón, John Cagua, el ‘zurdo’ Walter Ayoví y la ‘hormiga’ Juan Carlos Paredes, quien hoy viaja con la Selección a Brasil para jugar su primer Mundial.
 En ese balneario entrenan niños de las escuelas de balompié de Fernando Maldonado, Academia de Fútbol Alfaro Moreno y La Cascarita que agrupan a decenas de ellos, desde los cuatro hasta los 16 años.


Los ojeadores de talentos lo tienen claro. Esmeraldas es la mina de futbolistas del país, es una cantera inagotable de estos deportistas. Así lo demuestran los registros de la Ecuafútbol: de los 336 jugadores inscritos en la Serie A, 90 pertenecen a la provincia. La ‘Provincia Verde’ tiene jugadores en todos los equipos del torneo.


Su dominio es solo discutido por Guayas, que tiene 63 futbolistas. Juntas, aportan el 45,54% de los talentos que actúan en el torneo local. 
El poderío de las dos provincias también se refleja en el número de convocados a la Selección nacional que hoy viaja hacia Brasil para afrontar su participación mundialista.

Reinaldo Rueda armó su nómina de 23 futbolistas con 11 esmeraldeños y cuatro oriundos de Guayas: (ver info). Otras provincias como Imbabura (otrora cantera del fútbol local) colocó dos jugadores al igual que Sucumbíos.

Los ‘cracks’ de la playa


La marea alta los replegó hasta la arena. El mar había ocupado el terreno firme que utilizan como cancha de fútbol.
 Cinco chicos de entre 12 y 16 años midieron el área y clavaron sobre el piso dos estacas que servirían como arcos.

En Esmeraldas existen 11 escuelas de fútbol que se encargan de la preparación del gran semillero de futbolistas, con el apoyo de sus padres.
 Tomás Preciado, entrenador de fútbol, dice que desde la Federación Deportiva se trabaja en la formación de los nuevos talentos. Se lo hace en la playa y en cancha.

Son más de 200 nuevas potenciales figuras, señala.
 La falta de escenarios deportivos ha vuelto las calles periféricas de la capital provincial en canchas y las veredas en tribunas, donde se practica y se observa a intrépidos jugadores.

Eso ocurre en el barrio El Arenal de donde surgió Walter Ayoví. La cancha de cemento donde él se entrenaba sigue igual. En el sector se recuerda mucho al ‘Zurdo’.

Infraestructura y talento


Felipe Caicedo y Walter Ayoví, seleccionados de Ecuador, se formaron en la cantera del club guayaquileño Rocafuerte. 
Actualmente el equipo porteño cuenta aproximadamente con 400 estudiantes en sus escuelas de fútbol y compite en cuatro torneos anuales en divisiones formativas.


El equipo que milita en la Segunda categoría de Guayas cuenta con instalaciones de primer nivel que incluyen cuatro canchas de césped reglamentarias. 15 profesores se encargan de impartir los conocimientos tácticos y técnicos a los menores. Según el presidente del club, Miguel Ortega, los estrategas están en constante capacitación para mantenerse actualizados en las metodologías de enseñanza.
 Rocafuerte está afiliado a la Asociación de Fútbol del Guayas.

La entidad que regula el fútbol profesional de la provincia organiza seis torneos anuales de divisiones formativas, con el afán de masificar el deporte. Asoguayas no cuenta con escuelas al momento, pero presta sus instalaciones para el desarrollo de las competencias donde participan sus 20 clubes afiliados. 


El complejo ubicado en Fertisa (sur de Guayaquil), además del estadio Alejandro Ponce Noboa, cuenta con tres canchas de césped natural reglamentarias. El tesorero de la entidad, Jorge ‘Pichi’ Flor, comentó que anualmente la asociación cuenta con presupuesto de aproximadamente USD 120 000 para la organización de los torneos que reciben a cerca de 4 000 niños y adolescentes de los clubes guayasenses.


Jimmy Guillén, presidente de la Federación de Ligas del Guayas, explicó que la entidad organiza cerca de 10 torneos anuales pero uno de los más grandes es el infanto-juvenil, donde participan aproximadamente 250 equipos. De allí salen muchos talentos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)