12 de septiembre de 2016 00:00

Esfuerzo y alegría en el asfalto

Una marea de camisetas azules y rojas se tomó la capital desde las primeras horas en la edición 56 de la carrera Quito-ÚLTIMAS 15K. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO

Una marea de camisetas azules y rojas se tomó la capital desde las primeras horas en la edición 56 de la carrera Quito-ÚLTIMAS 15K. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Redacción Deportes (D)

Martha Tenorio, la 10 veces ganadora de la Quito-ÚLTIMAS 15K, decía que no hay nada más reconfortante para un corredor que el aplauso de la gente. El apoyo del público capitalino se hizo sentir fuerte ayer (11 de septiembre) en las calles del sur, centro y norte de la capital al paso de los 18 000 atletas que compitieron en la edición 56 de la carrera.

Desde la mañana, atletas con discapacidad, amateur y un puñado de 16 deportistas de élite recorrieron las calles, se esforzaron, recibieron aplausos y pusieron a prueba su corazón y demás músculos para llegar a la meta en el Atahualpa. ¡Fue toda una fiesta!

En la prueba de élite, la victoria -en hombres- fue para el keniata Bisluke Kipkorir, el policía africano que llegó hace tres meses a Quito con el fin de aclimatarse y competir con éxito. El peruano Raúl Machacuay fue segundo y el ecuatoriano Miguel Almachi se quedó con la tercera posición.

En mujeres, la victoria fue para Wilma Arizapana,
atleta peruana que está acostumbrada a las competencias de altitud y que rindió sin mayores problemas en la capital. El segundo puesto fue para otra atleta acostumbrada a las ciudades de altura: la pichinchana Carmen Toaquiza, de 20 años, quien tiene una gran proyección. El tercer lugar de la edición 56 se llevó Grace Woanboi.

un2
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)