15 de febrero de 2015 21:36

Édison Vega: 'En el Quito no había tranquilidad'

El jugador Edison Vega. Foto: EL COMERCIO

El jugador Edison Vega. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 19
Ronald Ladines

Estaba jugando en Deportivo Quito y además estudiaba.
¿Mudarse a Guayaquil cambió sus aspiraciones académicas?

Para nada, me faltan tres semestres en la carrera de Ingeniería en Sistemas Informáticos y sigo en eso. Estudio a distancia en la Espe, donde algunas materias son en línea. La semana pasada tuve que dar los exámenes de este período.

¿Ya pensó en qué hará cuando tenga su título?

Siempre me llamó la atención la tecnología y todo lo que esto conlleva, por eso, en un principio quise estudiar Mecatrónica, pero demandaba mayor tiempo y por ahora estoy centrado en el fútbol. Para después tengo previsto poner un negocio con un primo, quien también estudia una carrera tecnológica.

Entonces, ¿cuando se retire se alejará del fútbol?

No creo, el fútbol es mi vida. Pero siempre es bueno tener otras opciones, este deporte te ofrece una carrera corta y por eso es mejor tener un plan B; siempre pienso en mi futuro y en lo que puedo ofrecer
a mi familia.

Ahora está solo en Guayaquil, ¿traerá a su familia para que viva con usted?

Eso es muy difícil porque mi mamá (Margarita Obando) y mi papá (Freddy Vega) tienen su vida hecha en Ibarra, su ciudad de origen. Estoy tranquilo acá viviendo solo y mi agente (José Chamorro) dispuso un personal de confianza para que me apoyara y me guiara dentro de la ciudad.

Fue capitán de Deportivo Quito. ¿Le da nostalgia haber salido de la ‘AKD’?

Tuve el honor de ser el capitán en mi último año. Es una institución con la que estoy agradecido porque me ayudó a crecer en mi carrera. Siempre le guardaré respeto a esa camiseta y a su afición.

Le tocó vivir momentos duros en la parte económica. ¿Se solucionó?

Fue difícil porque los directivos arrastraban obligaciones económicas de años y lo que menos había entre los compañeros era tranquilidad. No sabíamos cuándo nos iban a pagar. Yo, como ­capitán y líder, trataba de apaciguar la situación y buscaba soluciones.

¿Cómo quedó su relación con el Quito?

Cuando terminó la temporada pasada quedé libre y el pase quedó en mis manos. No he tenido inconvenientes hasta ahora. Todo está en paz con la dirigencia. Lastimosamente no pude seguir en el club y tuve la facilidad de salir a otro equipo.

¿Aún le deben dinero?

Quedaron algunas cosas pendientes, pero ya negociamos el pago y los plazos y debo reconocer que hasta ahora están cumpliendo. Lo mejor fue que salí por la puerta grande y eso me benefició a mí como profesional y al club como institución.

¿Por qué se decidió por Barcelona?

Fue una oportunidad de dar un paso gigante en mi carrera y me emocionó mucho. Acá me puedo mostrar a nivel nacional y también en el exterior, ya que el equipo jugará Copa Libertadores y tiene plantilla para pelear cosas importantes.

Pasó de ser líder y capitán a estar en la banca. ¿Cómo lleva ese tema?

Tranquilo, sin desesperarme, siempre que uno cambia de equipo debe iniciar de cero. Eso también me sucedió cuando pasé del Imbabura al Deportivo Quito. Trato de demostrar mis cualidades en cada entrenamiento para ganarme la confianza. Además pude hablar con el técnico (Rubén Israel) y me quedó claro lo que el está buscando para el equipo.

¿Cómo ganarse el puesto en Barcelona 2015?

Con trabajo y dedicación. El cuerpo técnico es el que toma las decisiones, pero uno como profesional no debe darles ese dolor de cabeza de no saber a quién poner en la cancha. Aquí hay grandes jugadores, así que solo debo esforzarme al máximo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)