8 de February de 2013 00:01

Ecuador aprendió a jugar en la élite

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Hoy es común encontrar jóvenes talentos en los equipos de fútbol nacional que admiran a compatriotas, que quieren parecerse a ellos. Entre sus favoritos mencionan a Antonio Valencia, Felipe Caicedo, Christian Benítez... Años atrás, hablaban de Ronaldinho, Zinedine Zidane, Maradona o Pelé. Esto demuestra que el fútbol ecuatoriano sigue en crecimiento.

La Selección poco a poco se ha abierto un espacio dentro de la élite mundial del deporte más popular del planeta. Los éxitos de la Tricolor y los individuales han contribuido con esta nueva imagen que se hace evidente en la cancha con los resultados.

Las experiencias adquiridas por los seleccionados en sus equipos alrededor del mundo han favorecido a este desarrollo. En el triunfo sobre Portugal, por ejemplo, fueron vitales los aportes de Valencia, Caicedo, Benítez, Jefferson Montero, Christian Noboa y Segundo Castillo, quienes son figuras en sus clubes, en el exterior.

[[OBJECT]]

José Valencia, jugador que militó en conjuntos holandeses como Ajax y Willem entre otros entre el 2001 y 2009, explicó que en Europa se trabaja la parte anímica y de autoestima del futbolista, “sobre todo de aquellos que venimos de países considerados chicos de Sudamérica. Ese trabajo no es tan necesario en argentinos, brasileños ni uruguayos, por ejemplo”.

El ex lateral de Liga (Q) contó que en los equipos europeos se habla mucho de “actitud ganadora sin importar cuál sea el rival”. También, que los cuerpos técnicos se enfocan en la parte psicológica “para que el jugador no se deje influenciar ante lo que le puede decir (insultar o denigrar) el adversario”.

Otro factor es el roce internacional que han ganado los futbolistas ecuatorianos en estos años. Para citar dos ejemplos, ‘Toño’ Valencia jugó hasta una final de Liga de Campeones contra el Barcelona español de Lionel Messi. Walter Ayoví, que no estuvo en esta última convocatoria por una descoordinación con su equipo Monterrey, disputó dos mundiales de clubes consecutivos.

“En Europa preparan al futbolista para la alta competencia, en lo físico y mental. En realidad se gana actitud ganadora y disciplina”, refirió, en cambio, Fernando Guerrero, quien se formó en el Real Madrid y militó en el Burnley inglés. Hoy juega en Independiente del Valle.

Otros antecedentes que reflejaron ese crecimiento del fútbol nacional fueron las dos clasificaciones a los mundiales del 2002 (Japón-Corea) y 2006 (Alemania). También, los cuatro títulos conseguidos por Liga de Quito a escala sudamericana. Esto, sumado al éxodo de talentos tricolores a diferentes ligas del mundo.

A Ecuador ya no le cuesta presentarse ante apergaminados rivales y figuras del fútbol mundial. La Tri, con el triunfo sobre Portugal en suelo luso (3-2), sus altas posibilidades de llegar a un tercer Mundial y la posición que ocupa en el ‘ranking’ FIFA (12), demuestra que es un rival de exigencia.

[[OBJECT]]

El argentino Edgardo Bauza, técnico campeón con Liga de Quito de la Copa Libertadores (2008) y de la Recopa Sudamericana (2010), argumenta que esa personalidad que ahora muestran los seleccionados es producto de un proceso de desarrollo sostenido del fútbol ecuatoriano.

Es decir, a partir de su primera intervención en un Mundial en el 2002, la Tricolor empezó a enfrentarse con combinados de jerarquía, “influyendo en los jóvenes talentos de aquella época y que entonces querían ser igual de exitosos que esos jugadores”.

Luego, empezaron a llegar una sucesión de éxitos que motivaron más aún a los ecuatorianos.

“Ellos vieron y se convencieron de que tienen la capacidad de enfrentarse con cualquier rival y realizar buenos partidos, ganar títulos, etc. Además, ahora es más común que antes observar ecuatorianos jugando en diferentes clubes del mundo. La vara es muy alta para las nuevas generaciones que también quieren triunfar”, agregó el estratega albo.

Fabricio Guevara, jugador de Liga de Loja de 23 años, da crédito a las palabras de Bauza. El esmeraldeño, que se formó en El Nacional, contó que en un inicio decidió jugar fútbol para poder ayudar a su familia en la parte económica. Hoy, “viendo lo motivante que es estar en la Selección, el éxito de Valencia y del resto, quiero jugar en algún club del extranjero”, aseguró.

Esto explica el porqué la Selección ha tenido ese éxito desde el 2002 hasta la actualidad, que ocupa el segundo lugar en la tabla de posiciones de la eliminatoria. Está en la mira de grandes seleccionados para medir su potencia, como Alemania, que anuncia un partido amistoso con la Tricolor del DT Reinaldo Rueda el próximo 29 de mayo, en EE.UU.

[[OBJECT]]

Algunos ítems del crecimiento de Ecuador


2002  El primer Mundial de la Tricolor en Corea y Japón. En esa cita, el DT de aquella época, Hernán Darío Gómez, dijo que Ecuador iba a “aprender”. Esa fue su primera experiencia.

2006 El segundo Mundial de la Selección en Alemania. Bajo el mando del técnico Luis Suárez, el combinado alcanzó los octavos de final. Ecuador ganó otro estatus tras la cita.

2006-2007  Éd ison Méndez fue el primer ecuatoriano en jugar una Champions League y marcar un gol en este torneo. Defendió al holandés PSV. El tanto se lo hizo al Arsenal.

2008-2010 Liga consiguió cuatro títulos internacionales: Copa Libertadores, Sudamericana y Recopa (2). Los clubes nacionales han tenido buenas participaciones en la región.

2011 A ntonio Valencia fue el primero en jugar una final de Liga de Campeones con el Manchester United, ante el Barcelona español. En este club reemplazó al astro Cristiano Ronaldo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)