Tiempo de lectura: 5' 41'' No. de palabras: 922

Óscar Vizuete, médico especializado en deporte, reflexiona sobre el dopaje en el alto rendimiento. Dice que, a veces, el atleta se dopa por miedo escénico.

Los dopajes de Tyson Gay y Asafa Powell reabrieron el debate sobre la necesidad que tienen algunos atletas de utilizar sustancias prohibidas. ¿Cómo entender ese comportamiento de los deportistas?

Los deportistas antes utilizaban estas sustancias para ganar un partido o solo para conseguir un resultado. En la actualidad, ya se hacen cosas más fuertes para lograr llegar a pruebas mundiales y olímpicas, que son más competitivas. Esto hace que los deportistas cumplan una etapa muy fuerte de preparación física y, que en la competencia, quieran reflejar su preparación con la obtención de una medalla ante una exigencia extrema. Por lo tanto, buscan que sus resultados mejoren a través de procedimientos ilegales con sustancias añadidas, estimulantes, entre otras.

¿Qué tipos de sustancias y estimulantes?
Las principales sustancias que utilizan son los anabolizantes para formar el cuerpo, derivados de la testosterona; también los estimulantes derivados de cafeína, taurina o teína que permiten mantener alerta a los atletas y estimular su rendimiento. También hay las sustancias sicotrópicas como la cocaína y marihuana. Sin embargo, cuando la competencia es más fuerte necesitan ayudas ergogénicas de tipo psicológicas. El miedo al rival, el temor escénico y el pánico a ganar hace que ellos también incurran en usar tranquilizantes y antidepresivos que les permiten tener calma antes de la jornada deportiva.

En algunos casos, las sustancias y estimulantes no aparecen en la muestra de orina...

Para evitar que se encuentren las pruebas de dopaje en la muestra de orina utilizan los diuréticos, sustancias que provocan que la hormona diurética se inhiba. Con esto, el deportista orina con más frecuencia y su orina se diluye, lo cual hace que no se detecten los vestigios de la droga.

Usted menciona que una de las causas para utilizar estas sustancias prohibidas es para evitar el miedo escénico. ¿El atleta siente demasiado temor?
Existen atletas que, incluso, tienen miedo a ganar. Pero lo más increíble es que tienen temor escénico. Eso se reflejó cuando Álex Quiñónez participó en Londres. Cuando saltó a la pista y miró a Usaint Bolt y los otros rivales, movió las manos y parecía que dijo: ¡Dios mío y ahora qué hago! No es lo mismo presentarse en el Folke Anderson (NDLR: el estadio de Esmeraldas) que un escenario con más de 40 000 personas. El deportista no es una máquina, sino una persona que sufre y tiene anhelos. Es un ser integral. Incluso hay dopajes que no se pueden detectar como el psicológico, conocido como el 'lavado de cerebro'. El deportista echa mano de la marihuana que sirve para enfrentar con tranquilidad la gran jornada deportiva.

Pero también existen las sustancias que se utilizan premeditadamente para mejorar el rendimiento deportivo...

Los ciclistas, por ejemplo, utilizan el EPO. Es como si se pusieran una placa de glóbulos para incrementar sus glóbulos rojos. Eso les ayuda con una mejor capacidad aeróbica y conseguir mejores resultados.

¿Este tipo de deportistas son mal asesorados y, por esto, incurren en el dopaje?
El deportista está sujeto a muchas cosas. En algunos casos -esto sin generalizar- el entrenador tiene una ingerencia brutal en el deportista. También están los preparadores físicos y los dirigentes, que quieren un resultado positivo y la fama. El deportista acepta esto y cuando le va bien y no es detectado el dopaje, emplea la droga para mejorar su estado de ánimo. Por esto, también debe ser educado y los problemas del deporte deben ser analizados desde otros puntos de vista como la sociología. Esto lo digo porque, al menos, el 95% de los dopajes es premeditado. Es falso, como suelen decir algunos atletas, que se dopen sin premeditación.

¿Por qué, en algunos casos, como el de Lance Armstrong, el atleta se vuelve adicto al dopaje?
Armstrong creó adicción porque para él era importantísimo ganar los Tour. El éxito hace que las personas corran riesgos más grandes. Armstrong confesó que se dopó 12 años. Es decir, doparse era parte de su 'psiquis' para sentirse mejor. Al igual que cualquier droga como la marihuana, la cocaína crea dependencia. Incluso, los medicamentos para dormir la crean. Hay dos tipos de dependencia: la física y la psíquica. Este mundo competitivo ha generado que se acudan a estas sustancias.

Armstrong no mostró remordimiento o arrepentimiento cuando confesó sobre su dopaje. ¿Cómo entender esta actitud?
En ellos, por lo general, no se generan este tipo de remordimientos. Un ejemplo fue el de la famosa Florence Griffith, que pese a que iba a morir por cáncer hepático, siguió con el dopaje. Ella ganó tres medallas olímpicas y murió con su problema. Cuando los atletas empiezan a usar las sustancias o estimulantes puede volver algo común en su cotidianidad que les ayuda a rendir mejor en la élite.

hoja de vida
Nació en la capital ecuatoriana hace 57 años.

Es deportólogo y atiende a atletas de élite. También es categrático en la Universidad Central y en la Universidad Católica.

El temor escénico y el pánico a ganar hace que algunos usen tranquilizantes y antidepresivos que les da calma antes del deporte

Califique
2
( votos)