14 de June de 2010 00:00

Diego Colorado: Un descuido de Piedra me impulsó

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Álex Puruncajas. EL COMERCIO

Antes de la carrera, sabía que Byron Piedra era especialista en terreno plano. Y ese detalle me ayudó a conseguir la victoria.

Tomé en cuenta este detalle en el kilómetro 12 de la Quito-Últimas. Ahí, solo quedábamos Piedra y yo. Él se descuidó y yo tomé impulso y aceleré. Lo hice por una razón: no podía mantener su mismo ritmo hasta los tramos finales, porque él es especialista en los remates.

Entonces, supe que podía ganar. Atrás se habían quedado el peruano Paulino Canchaya, mi amigo colombiano Alirio Carrasco, el ecuatoriano Miguel Almachi... Solo nos seguía de cerca el keniata Isaac Kimayo.

Aceleré y pensé solo en la victoria. Para eso, me preparé fuerte en mi país. Me entrené en ciudades de más de 2 5000 metros de altitud, consciente de la altitud de Quito (2 850 metros). Parte de mi preparación también fueron las competencias en el Campeonato Nacional de Mayores, de mi país. En esa prueba gané en 10 000 metros. En 5 000 metros solo fui segundo, porque me afectó la altitud.

Además, hace 20 días vine a Ecuador para competir en la prueba de la Policía Nacional y culminé cuarto. Esta carrera también me ayudó muchísimo. Reconocí que la altitud es un factor a tomar muy en cuenta.

Al principio de la Quito-Últimas, decidí mantenerme atrás del pelotón de líderes. En cambio, Byron y los keniatas estaban adelante. Pero jamás me desesperé por eso. Sabía que si mantenía el ritmo podría rematar bien en algún tramo de la carrera.

Ya en el kilómetro 12 marqué la diferencia. En la recta final para ingresar al estadio las personas me aplaudían, pese a que atrás venía Piedra. Yo seguía con mi ritmo. Los atletas debemos estar concentrados, porque en un minuto podemos perder toda una planificación previa. Así, conquisté la victoria.

En las calles, la gente siempre fue linda conmigo. Es más, desde que arribé a Quito me trataron bien. Llegué a esta ciudad el jueves en la noche y en el hotel la gente se portó muy bien.

Hoy (ayer) me desperté a las 05:40 y estaba tranquilo. Cuando te has preparado a muy buen nivel no puedes dudar.

Pero para ganar también me ayudó el recuerdo de mis familiares. Soy casado y tengo dos hijos. Mi esposa Mónica Tangarife, de 33 años, y mis pequeños Emanuel, de 8 años, y María Paulina, de 4 años, siempre me apoyan antes de una prueba. Mi pequeño me pregunta sobre mi preparación. Igual ocurre cuando regreso al hogar. Por eso, este triunfo es para ellos.

Mi carrera no termina aquí. Luego iré a los Juegos Centroamericanos de Puerto Rico. Ahí correré en los 5 000 y 10 000 kilómetros. Otro reto es la carrera San Silvestre, de Brasil, en diciembre. A diferencia de esa prueba, la Quito-Últimas tiene mucha humedad y altitud.

Pero ahora quiero disfrutar este éxito. En la carrera de la Quito-Últimas del 2004, alcancé la tercera posición. Ahora es diferente. ¡Gracias Dios!

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)