21 de mayo de 2016 00:00

Las deudas diarias son el ‘karma’ del Deportivo Quito

La directiva de Deportivo Quito se comprometió en restablecer los servicios básicos en el complejo de Carcelén, hasta el próximo martes. Foto: EL COMERCIO

La directiva de Deportivo Quito se comprometió en restablecer los servicios básicos en el complejo de Carcelén, hasta el próximo martes. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 10
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 16
Edwing Encalada

Deportivo Quito ha vivido 42 días de más incertidumbres. Desde que el club pasó a la administración de la familia Mayorga, se buscó reducir el plantel, cesaron al entrenador Marcelo Fleitas, y renunciaron los extranjeros del club, Marcelo Argüello, Martín Comachi y Nelson Schonberger.

A este complejo panorama, se sumó las molestias generadas por el atraso en el pago de los salarios del plantel. A inicios de abril, la Empresa Municipal de Agua Potable cortó el servicio por una mora en los pagos y, pocos días después, también les cortaron la energía eléctrica.

Los chullas no pudieron jugar ante Espoli en Machachi, el domingo pasado, porque no pudieron pagar USD 35 000 a la Agremiación de Futbolistas del Ecuador. En medio de la incertidumbre, el pasado viernes, trascendieron documentos con las renuncias de los directivos, por la presunta llegada de un inversionista que solucionaría la crisis.

Según Ramiro Mayorga, gerente de los azulgranas, ese episodio resultó un engaño, ya que ni el inversionista ni el dinero aparecieron. Para él, los directivos se dieron cuenta muy tarde y no lograron pagar a tiempo la deuda en la AFE y la suspensión no fue levantada. “Para la gente, fue un descuido. Para nosotros, confiamos demasiado en una persona que nunca existió. Creemos que quieren desestabilizarnos”.

A mediados de la semana pasada, apareció el expresidente Joselito Cobo, quien en principio fue presentado por la directiva como auspiciante del club para la camiseta, a través de su empresa panificadora. Sin embargo, el propio Cobo, descartó esta posibilidad.
“Durante mi administración, pagué USD 1,8 millones, un dinero importante, pero que no solucionó la situación que es asfixiante”, reconoció Cobo, y añadió que su regreso se dio, para gestionar soluciones.

Una de ellas fue abrir una cuenta de ahorros en el Banco del Pichincha, para que los hinchas depositen su contribución, para pagar algunas deudas del club. Su iniciativa la promocionó en su cuenta de Twitter: @ JhosepJCB, y también se replicó en la página web de los azulgranas.

Cobo se reunió el miércoles con la directiva del club y les planteó adquirir la deuda a los acreedores, a un precio menor.

Tras la cita, se acordó mecanismos para gestionar los recursos que permitan impulsar ese proyecto. Una de las opciones es buscar 3 000 hinchas que aporten USD 1 000, cada uno, para empezar a adquirir esas deudas.

La promesa de ayuda de Cobo, permitió que los jugadores retornen a los entrenamientos, bajo el mando de David Anaguano, entrenador que reemplazó al cesado Fleitas y que según la directiva, se mantendrá en el cargo.

La tarde del jueves, la directiva canceló los USD 35 000 a la AFE, vía depósito bancario y levantaron la suspensión. Se pagó, además, 25 000 por reclamos tramitados a través de la Cámara de Mediación y Resolución de Disputas de la FEF.

Según Ramiro Mayorga, desde que su hermano Freddy llegó a la presidencia del Dep. Quito, el 31 de marzo de este año, han pagado USD 210 000 a diferentes acreedores, incluido el último pago de 60 000, realizado el jueves.

Las deudas del Quito ascienden a los USD 20 millones, según la administración de Santiago Ribadeneira. Pero Mayorga estudia impulsar una auditoría para conocer el origen de sus deudas y establecer responsabilidades. “Creemos que el club solo tiene deudas por USD 8 millones”.

La directiva anticipó que no renunciará a sus reclamos por la exhibición de la publicidad en el Atahualpa, en los partidos de Independiente del Valle por la Libertadores, y que reclamará ante la FEF, al final de la participación sangolquileña en la Copa.
Los directivos se comprometieron a restablecer los servicios básicos en Carcelén, y pagar la nómina, cuyo costo mensual es de USD 70 000.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (16)