23 de agosto de 2015 00:00

El Quito vs. Liga es un clásico caliente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 17

Hoy 23 de agosto (12:00) en el estadio Olímpico Atahualpa, Deportivo Quito y Liga de Quito afrontan su partido 167 por torneos nacionales.

Según las estadísticas, los azucenas se han impuesto en 66 ocasiones en estos duelos, frente a los 44 en los cuales la ‘AKD’ ha salido vencedora. Y suman 56 empates.

Estos partidos además, marcan una historia de rivalidad que la recuentan Hans Ortega y Alfredo Encalada, dos destacados jugadores de las décadas de 1980 y 1990, quienes vivieron partidos que trascendieron más allá de la cancha.

Ambos coincidieron en que los mejores duelos que ambos clubes vivieron se dieron entre 1984 y 1990, por las anécdotas que dejaron estos cotejos. En esos años, en la ‘AKD’ brillaban además Enrique Panchi, José Vega, Adalberto Angulo; mientras que en Liga se destacaban Juan Guamán, Danilo Samaniego, Diego Herrera, Danilo Ríos, Rodney Mantilla y Pietro Marsetti.

Hans Ortega, exjugador de Liga de Quito
‘En mi tiempo se jugaba por gloria, no por la plata’

Hans Ortega, exjugador de Liga de Quito.

Hans Ortega, exjugador de Liga de Quito.


¿El partido Liga vs. D. Quito es un clásico?

Desde que llegué a Liga en 1984, los partidos con Deportivo Quito fueron clásicos, no el superclásico como es con Aucas, pero había mucho picante en las barras y sus cánticos. Fueron partidos de un roce continuo.

Usted era un defensa recio, que siempre chocaba al rival. ¿Cuál fue el más duro que tuvo en los juegos con Deportivo Quito?

Siempre recuerdo los duelos con Sergio Antonio Saucedo, un jugador muy fuerte y con gran juego aéreo. En ese tiempo siempre se jugaba con un centrodelantero grande y fuerte que cabeceaba bien y que estaba cerca en los rebotes. En el caso de los defensores, era mandar a un ‘stopper’ sobre esa marca y el encargado era yo. Fue un lindo tiempo. En mi tiempo se jugaba por la gloria, no por la plata.

¿Cómo se promocionaban esos duelos en la semana antes del juego?

Durante la semana previa al partido, la prensa hablaba del duelo entre el ‘Vikingo’ Ortega frente al ‘Tigre’ Saucedo para invitar a la gente al estadio. Era un gancho comercial que a la gente le agradaba. En el partido del 18 de marzo de 1984, tuvimos un roce bastante fuerte y yo reaccioné. Estábamos ganando el partido, me expulsaron, no soporté las críticas de Saucedo y sus compañeros, así que me regresé y se armó una batalla campal. Yo salí perjudicado porque me sancionaron con un año fuera de las canchas.

Se exigía tanto en los partidos que al final tuvo varias lesiones importantes...

Luego de quedar subcampeón en Venezuela y haberme clasificado a la Copa Libertadores, retorné a Liga. Lastimosamente me lesioné durante la pretemporada para el torneo de 1986. Me rompí los ligamentos cruzados y el menisco de mi pierna derecha. Estuve casi tres años lejos del fútbol. En ese tiempo se operaba a rodilla abierta, tengo cicatrices de 50 puntos a un lado y 50 puntos al otro lado.

¿Cómo regresó al fútbol?

Detrás de esa lesión, estaba el espíritu guerrero que me caracteriza y me mentalicé en volver y lo hice en 1989 a Universidad Católica, para luego regresar a Liga y ser campeón en 1990.

Volvamos a los duelos con el Quito. ¿Qué tan importantes fueron los cuatro partidos que jugaron ante los chullas en 1990 para lograr el título?

En los dos juegos de la primera etapa, empatamos ambos 1-1. Pero hubo dos que nos catapultaron al título: el 5-1 que le propinamos a ellos y luego un 2-2, cuando nosotros íbamos abajo en el marcador (2-0). Con este último partido nos clasificamos a la liguilla final, mientras que si ellos ganaban, se clasificaban. En ese partido volví a chocar contra el argentino Saucedo.

¿Por qué Liga fue campeón en 1990?

Mucha gente nos creía un “equipito cualquiera”. Pero
yo, el más veterano del grupo, les arengaba a mis compañeros y les recordaba que de los 11 que jugábamos, al menos 10 alguna vez habían sido seleccionados nacionales. Así que no éramos ni de lejos un equipo cualquiera. Solo era cuestión de reaccionar para que el fútbol fluya junto a la ansia de la gloria.

Alfredo Encalada, exjugador de Liga y de Deportivo Quito.

‘Desde 1983 ya había fuertes encontrones’

Alfredo Encalada, exjugador de Liga y de Deportivo Quito.

Alfredo Encalada, exjugador de Liga y de Deportivo Quito.


Usted defiende la designación del Liga vs. Quito como un clásico. ¿Por qué?

Aunque muchos no quieran reconocerlo, este partido es un clásico. Y lo es desde que el Quito comienza a ser protagonista con su último ascenso, en 1980. Cuando llegué a ese equipo proveniente de Liga, la ‘AKD’ era un club ascensor.

¿De dónde surge esa rivalidad con Liga?

Los encontrones con Liga nacen en 1983, incluso por el traspaso de jugadores que de Liga fuimos al Quito y viceversa. Eso acrecentó la pugna en las gradas, porque en seguida apareció la Barra de las Banderas en los azulgranas y de Los Cocodrilos en los albos.

¿Alguna bronca especial que recuerde?

Estuve de metido en la pelea entre Óscar Malbernat y Francisco Bertocchi en 1989. Se insultaron en la pista atlética del Atahualpa. Intenté calmar la gresca y me cayeron dos buenos puñetazos del ‘Tano’ en su afán de caerle al ‘Cacho’, pero fueron sin intención.

¿Y una frustración que recuerde por enfrentar a Liga?

En 1986, Liga nos sacó de la posibilidad de clasificar a Copa Libertadores, con un gol de Diego Herrera tras un centro de Mario Bianchini, que yo no pude evitar.

¿Qué sucedió el 18 de marzo de 1984 que permitió la suspensión de un año de Hans Ortega?

A Hans lo trabajamos previamente, porque sabíamos que manejaba el temperamento en Liga. Hans entró en la provocación de Sergio Saucedo y lo agredió. Yo como capitán del equipo, presioné al árbitro para que lo sacara. Luego se produjo una batalla campal y al final se produjo la conocida sanción para Hans de un año.

¿Cómo se provocaba al rival en esos tiempos?

Tuve tremendos duelos con Mario Bianchini y Mauricio Argüello. Cuando el ‘Flaco’ no fue a la Copa América de 1983, en un partido Liga – Quito, yo me puse mi camiseta de la Selección debajo de la azulgrana para provocar a Argüello, diciéndole que yo sí vestí la camiseta que él no pudo hacerlo. Eso le sacó de casillas al ‘Flaco’, pero en ese tiempo todo valía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)