Tiempo de lectura: 4' 28'' No. de palabras: 712

En el complejo Ney Mancheno Velasco, de Deportivo Quito, se evidenció ayer la incertidumbre de los jugadores sobre su futuro.

A las 09:00, ellos realizaban ejercicios de calentamiento, pero en sus rostros se notaba preocupación. Ellos sabían que, en pocos minutos, Fernando Mantilla oficializaría su renuncia a la presidencia del club.

En cambio, el entrenador argentino Rubén Darío Insúa salía y entraba constantemente de la cancha. Él evitó, al igual que los futbolistas, dar declaraciones, antes del pronunciamiento del directivo.

A las 09:10, un vehículo Chevrolet Corolla, con vidrios polarizados, ingresó al complejo. Mantilla bajó del auto y se acercó a un escritorio, ubicado en la zona destinada para las ruedas de prensa. El exdirigente fue recibido por unas cinco personas quienes lo abrazaron y le hablaron al oído.

"Vengo a oficializar mi renuncia como presidente. Agradezco a todos los que confiaron en mí", afirmó Mantilla, quien recordó los campeonatos locales del club (en 2008, 2009 y 2011).

El directivo saliente fue el principal actor en la consecución de esos títulos y también el punto más visible de la crisis del club que explotó ayer con su renuncia. En el 2008, cuando él se vinculó al club, el Quito tenía un déficit de USD 1,7 millones. Hoy, el monto llega a los USD 3,5 millones.

Mantilla se defendió y ayer argumentó que redujo el déficit económico del club -que en el 2009 era de USD 3,7 millones- a USD 3,5 millones. Esto, según advirtió, porque canceló los salarios atrasados de la plantilla hasta el mes de abril.

La cronología incluye que volvió a asumir el cargo de presidente en junio pasado tras la renuncia de Iván Vasco. El economista también fue presidente del club entre el 2010 y el 2012. Este año, estuvo al mando del plantel por 50 días.

Uno de los motivos que rompió la relación entre la dirigencia y los futbolistas fue un supuesto boicot del plantel.

Este último hecho ocurrió debido a las declaraciones de que algunos de los jugadores no aportaban y estaban mal guiados por supuestos líderes negativos.

Mientras el directivo daba sus declaraciones, el entrenamiento siguió en la cancha. El equipo se dividió en dos grupos: unos trotaban y otros estaban en el gimnasio.

Reacciones y futuro

La renuncia de Fernando Mantilla generó incertidumbre. El futuro del club aún es incierto. El vicepresidente Diego Navarro debería asumir la Presidencia, pero anunció que mañana daría su respuesta.

En las últimas fechas, el club no ha ganado. Cayó goleado ante el Cuenca (6-1) y Manta (3-0). El domingo perdió (2-1) con Barcelona.

Ese divorcio entre la directiva y la plantilla se reflejó ayer en la cancha. Insúa abandonó el entrenamiento y se encontró con Wadimir Ortiz, gerente deportivo del equipo, con quien tuvo un diálogo acalorado. El argentino gesticuló por casi 20 minutos.

Cerca de las 11:00, Insúa pidió a los jugadores que realizaran un partido. El juego no duró ni 10 minutos y el DT argentino los reunió en una esquina de la cancha.

Los jugadores se fueron a las duchas y unos 20 minutos después salieron. Fabián Carini se molestó al escuchar que había líderes negativos dentro del equipo. "No soy ningún líder", aclaró el futbolista.

Luego afirmó que sus compañeros mantienen el compromiso de jugar el fin de semana en Guayaquil. "Nadie dijo que el equipo no se va a presentar. Vamos a seguir entrenando, a seguir jugando y a terminar de la mejor manera este campeonato", añadió.

Álex Colón, Luis Romero y Miguel Ibarra ratificaron su compromiso de seguir entrenando. Ellos se mostraron molestos por las declaraciones y la renuncia de Fernando Mantilla.

El capitán de los chullas aseguró que el equipo jamás ha organizado un boicot y si fuera así deberían estar a punto de descender.

El escenario del club es complejo, pues debe cuatro meses de salarios, también al Servicio de Rentas Internas, a exjugadores, personal administrativo, divisiones menores y de Reserva. Además, en la última semana se canceló la conformación de un fideicomiso.

En los últimos cinco años, el club contrató 87 jugadores (entre nacionales y extranjeros) y tuvo tres entrenadores.

Califique
2
( votos)