10 de enero de 2016 18:25

La falta de ventilación en el bus alteró el viaje del Dep. Cuenca hacia Manta

Walter Chalá y Hamilton Piedra (primero y segundo de la derecha), observan los implementos que fueron descargados del primer bus. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Walter Chalá y Hamilton Piedra (primero y segundo de la derecha), observan los implementos que fueron descargados del primer bus. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 0
Manuel Quizhpe

Cuando se aprestaba a salir desde la capital azuaya con destino a Manta, la tarde de este domingo 10 de enero, los futbolistas del Deportivo Cuenca constaron que el bus no tenía aire acondicionado. En ese momento se vieron obligados a levantarse de sus asientos, bajarse del vehículo y esperar una nueva unidad para que los transporte.

Wilson Gómez, chofer del bus de la empresa Fernand Tours, se justificó argumentando que hubo un desperfecto de última hora en la ventilación, “algún alambre se desconectó”. El mismo fue quien llamó al conductor de otra empresa: Cotratudossa. “No hay problema, es del mismo dueño”, sostuvo.

Silvio Gutiérrez y Andrés Oña (primero y segundo de la derecha), junto a sus compañeros, esperan la llegada del segundo bus para trasladarse a Manta. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Silvio Gutiérrez y Andrés Oña (primero y segundo de la derecha), junto a sus compañeros, esperan la llegada del segundo bus para trasladarse a Manta. Foto: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

Con cierto malestar, los jugadores y el cuerpo técnico descargaron sus maletas del bus y se ubicaron, pacientemente, en la vereda contigua al estadio Alejandro Serrano Aguilar. En unos 20 minutos llegó la otra unidad, ubicaron nuevamente sus maletas y rápidamente ocuparon sus respectivos asientos. Marcelo Ortega y Júnior Pinargote, los utileros, fueron los más afectados.

Ellos tuvieron que descargar, del bus celeste al blanco, toda la implementación de entrenamientos: conos plásticos, balones, uniformes, zapatos, agua, hidratantes… Incluso Xavier Solís, Luis Leguizamón y Diego Cornejo, preparador físico, asistente técnico y fisioterapista, ayudaron en esa labor para acelerar el viaje. El vicepresidente del club, Freddy Abril, daba ánimo a los jugadores antes de la partida.

El dirigente anticipó que el arribo de la delegación a Manta está previsto para las 22:00, tras siete horas de viaje. Durante 10 días se hospedará en el hotel Los Almendros y se entrenará a triple jornada en el complejo deportivo del club Manta, en un gimnasio particular y en la playa. En esa ciudad esperan jugar dos partidos amistosos con el Delfín y Liga de Portoviejo para retornar el 20 de enero. Dos días después será la Noche Colorada ante Barcelona.

La delegación del ‘Expreso Austral’ la encabeza el técnico ecuatoriano Álex Aguinaga, quien aprovechó los minutos de espera para conversar con su cuerpo técnico. Los jugadores, en cambio, escuchaban música y conversaban con sus compañeros.

Por el desperfecto del bus, el viaje de Cuenca a Manta se alteró 50 minutos del horario programado (14:00). Al final de todo, viajaron dos buses, el uno con todos los integrantes y el otro vacío. La segunda unidad, luego de reparar el aire acondicionado en Milagro (donde realizó la instalación), será el que transporte a la delegación del conjunto azuayo durante su permanencia en Manta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)