7 de marzo de 2018 22:23

Deportivo Cuenca derrota a Luqueño en penales y avanza en la Sudamericana 

Jugadores del Deportivo Cuenca festejan el triunfo ante Luqueño en la Copa Sudamericana, el 7 de marzo del 2018. Foto: API

Jugadores del Deportivo Cuenca festejan el triunfo ante Luqueño en la Copa Sudamericana, el 7 de marzo del 2018. Foto: API

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 58

Manuel Quizhpe. Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con 10 jugadores desde los 56 minutos por la expulsión del defensa argentino Matías Contreras, Deportivo Cuenca empató 2-2 con Sportivo Luqueño y luego se impuso en los lanzamientos penales (6-5) para clasificarse a la segunda ronda de la Copa Sudamericana.

El partido de revancha se jugó la noche de este miércoles 7 de marzo del 2018 en el estadio Alejandro Serrano Aguilar. El elenco austral debía remontar un 0-2 en contra y lo logró de manera dramática. 

Unas 12 000 personas disfrutaron del mejor cotejo del ‘Expreso Austral’ desde que dirige el argentino Aníbal Boggeri.

Los goles en los minutos reglamentarios fueron marcados por  Juan Diego Rojas y el argentino Emiliano Bonfigli a los 74 y 82 minutos.


Desde el primer minuto de juego, el equipo ecuatoriano entró en busca del arco rival por sus dos goles en contra, registrado en el partido de ida jugado en la ciudad de Luque. A los 4 minutos, el volante argentino Facundo Melivillo probó desde fuera del área y puso en alerta al arquero Bernardo Medina.

Luego vinieron los remates del volante Marco Mosquera y del delantero argentino Emiliano Bonfigli, que pasaron cerca del pórtico. La primera jugada clara de gol se registró a los 35 minutos, cuando Juan Diego Rojas ingresó al área y su remate fue desviado por Medina. Al minuto 39, el técnico Aníbal Biggeri fue expulsado por reclamos.

El conjunto cuencano fue el absoluto dominador del primer tiempo, pero no se reflejó en el marcador. Cuando se jugaba uno de los dos minutos adicionales, Rojas sacó un potente disparo desde fuera del área y Medina desvió el esférico de manera espectacular.

Deportivo Cuenca y Sportivo Luqueno en el estadio Alejandro Serrano el 7 de marzo del 2018. Foto: Alejandro Buendía / AFP

Deportivo Cuenca y Sportivo Luqueno en el estadio Alejandro Serrano el 7 de marzo del 2018. Foto: Alejandro Buendía / AFP

En la segunda etapa, la película se repitió; mientras Deportivo Cuenca buscaba con afán la apertura en el marcador, Sportivo Luqueño empezó a demorar las acciones de juego. El contragolpe fue la única alternativa del representativo paraguayo.

A los 56 minutos, el representativo azuayo se quedó con 10 jugadores por la expulsión del defensa argentino Matías Contreras, quien cumplió las funciones de volante de contención. El referí colombiano Gustavo Murillo le sacó la segunda amarilla en una falta de Preciado.

La recompensa al esfuerzo realizado se empezó a concretarse a los 74 minutos, con gol de Rojas. Este último recibió un pase de Édison Preciado, quien ingresó a la cancha en reemplazo del defensa argentino Brian Cucco. La hinchada festejó a los grandes, se convirtió en una suerte de manicomio.

La locura completa de los aficionados se hizo presente a los 82 minutos, con el gol de Bonfigli, quien recibió el balón dentro del área, eludió al rival, remató el balón que se impactó en el vertical e ingresó para el delirio de los presentes.

Con ímpetu y algo desordenado, Deportivo Cuenca buscó el 3-0, pero no pudo. El partido terminó con un marcador de 2-2 en el global, en medio de la euforia y cánticos. Entonces vinieron los lanzamientos penales para la definición de la serie.

En los cinco penales, todos convirtieron. Los goles del Deportivo Cuenca fueron marcados por Bonfigli, Dennis Quiñónez, Rojas, Daniel Porozo y Anthony Bedoya. Los tantos de Luqueño fueron de Julio Dos Santos, Marcos Riveros, Bernardo Medina, Osmar Leguizamón y Nicolás Orsini.

En la definición de la serie, Luis Matto contó al costado derecho del portero Brian Heras y este con su mano derecho logró detener el balón. Todo quedaba en los pies del histórico Édison Preciado, quien con remate al costado izquierdo venció a Medina y se encendió la fiesta en el estadio cuencano.


Horas previas al compromiso, el movimiento de personas fue inusual en el estadio. En el interior se instalaban cámaras para la transmisión del cotejo y miembros de la Policía nacional se ubicaban en lugares estratégicos. La única publicidad visible es la relacionada con la Copa Sudamericana.

En los exteriores, desde tempranas horas se ubicaron los equipos de transmisión del partido. También se instalaron puestos para la venta de casacas y camisetas con los colores del Deportivo Cuenca: rojo y negro. En las ventanillas del escenario, los hinchas se acercaban para adquirir las entradas.

Más de 10 personas dedicadas a la reventa de boletos se ubicaron cerca de las ventanillas y obstaculizaban a los aficionados ofreciéndoles las entradas al mismo precio. Otros revendedores se ubicaron cerca del escenario. A propósito, los valores son de USD 7, 13, 20 y 30.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)