7 de May de 2010 00:00

El deportista debe adaptar su vida personal a la profesión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN



Un atleta gana un torneo o se vuelve figura en un partido y adquiere reconocimiento y dinero inesperadamente. ¿Cómo debe procesar el deportista esta súbita fama?

Este es un aspecto importante, sobre todo entre los atletas jóvenes. Ellos deben aprender a manejar el reconocimiento social y económico desde que empiezan a jugar. Deben saber cómo mantener el control emocional dentro y fuera de la competencia. Tienen que vivir ‘el aquí y el ahora’.

¿Qué significa vivir ‘el aquí y el ahora’?

En la parte deportiva quiere decir que hay que reconocer el momento de la competencia. Por ejemplo, es diferente jugar un partido por el inicio del torneo que disputar un encuentro por el título. Reconocer el ‘aquí y el ahora’ ayuda al atleta a resolver una situación con eficacia.

¿‘El aquí y el ahora’ es una herramienta para sobrellevar la presión?

Sí, porque si el atleta reconoce el momento de la competencia (‘el aquí y el ahora’) puede entrenarse y vivir con intensidad. Eso le permite reconocer que el pasado ya no existe y que el futuro es tan solo una posibilidad. Entonces, solo le queda el presente y lo vive con intensidad.

Los deportistas ecuatorianos consiguieron éxitos en la última década y se volvieron más profesionales. Sin embargo, aún aparecen casos de atletas que no saben manejar la fama. ¿Por qué?

En el caso de los futbolistas es por su formación. Ellos provienen de clases pobres en que su ‘aquí y ahora’ es la violencia, el maltrato, la falta de educación, el alcoholismo, la drogadicción, la delincuencia... Por eso, se crean un modelo de pensamiento de acuerdo al lugar de donde provienen. Si no hay quién los guíe, serán los mismos de hace 30 años.

¿Los deportistas profesionales tienen este problema?

En clubes grandes como Liga, El Nacional, Barcelona... se ha identificado el problema y se trata al jugador de forma diferente. Ahí, el problema se ha empezado a solucionar. Pero esto ocurrió porque el jugador impuso respeto por sus logros deportivos. Incluso, en Liga el dirigente asesora al jugador en sus inversiones.

Los jugadores ahora tienen agentes, quienes manejan sus agendas. ¿Es beneficioso que un empresario guíe la carrera del deportista?

No es malo que el deportista tenga un representante. Lo negativo surge cuando el empresario ve al jugador como una mercancía. En algunos casos, los chicos se deslumbran porque tienen dificultades económicas y, entonces, pierden la perspectiva. Los jóvenes primero deben mostrar su talento y el dinero llegará. Los empresarios deben permitir que muestren sus condiciones.

Los entrenadores utilizan la frase ‘hambre de gloria’ para que los jugadores cumplan sus objetivos deportivos. ¿Cuando un juvenil pierde la perspectiva también pierde el hambre de gloria?

La mayoría de jugadores sí tiene hambre de gloria y reconoce que deben esforzarse y pagar un precio para alcanzar el éxito en su profesión. Pero ellos deben manejar los momentos y mantener el equilibrio. Los clubes han empezado a tomar medidas para mantener el ‘hambre de gloria’ de sus jugadores, con lo cual protegen su inversión y dejan menor espacio a los agentes.

El deportista tiene una edad límite para su actividad deportiva. ¿Está preparado para manejar la presión luego del retiro?

No. Existen pocos casos. Por eso, los deportistas deben prepararse con anterioridad para afrontar el retiro. Los equipos y las federaciones también deberían ayudarlos. Pero el límite de edad es solo un imaginario colectivo. No existen edades específicas para el retiro del deportista.

Pero es innegable que la actividad deportiva disminuye con el transcurso de los años.

Disminuyen la velocidad, la potencia, los aspectos fisiológicos. Por experiencia personal, puedo decir que el deportista se fija su propio límite para el retiro.

¿Puede el deportista tener actividades recreativas: farrear, bailar..?

El futbolista es un profesional y su instrumento de trabajo es su cuerpo. Él debe adaptar su actividad física y mental a su profesión. Pero eso no quiere decir que deba reprimirse. Puede cumplir esas actividades en días determinados. No puede farrear dos días antes de un partido. Incluso, puede tener actividad sexual horas antes de un partido.

¿La actividad sexual disminuye su rendimiento?

El deportista puede tener actividad sexual antes de un cotejo y su actividad no disminuye, siempre y cuando sea con su pareja. Cuando intenta convencer a otra persona ahí sí hay un desgaste mental porque el organismo produce sobretensión. Cuando aparece la sobretensión, los músculos son propensos a las lesiones.

¿POR QUÉ  ESTÁ AQUÍ?

Su experiencia. Quiteño, especialista en psicología deportiva. Fue futbolista profesional entre 1980 y 1988. Fue médico de Liga de Quito y de América. Hoy, es psicólogo de los juveniles de Liga.

Su punto de vista.

Considera que el deportista ecuatoriano no sabe procesar la fama ni el retiro, y que debe prepararse para estas fases de su vida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)