30 de enero de 2015 09:01

Sharapova desafía a la historia, a Serena Williams y al tiempo

La tenista rusa Maria Sharapova

La tenista rusa Maria Sharapova. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 10
Agencia AFP
Los Ángeles

Serena Williams y Maria Sharapova disputan este sábado la final femenina del Abierto de Australia, un capítulo más de una rivalidad en la que la estadounidense parte con una ventaja numérica abismal que haría temblar a cualquiera, pero la rusa no cae en el desánimo y aspira a una victoria que no llega de su lado desde hace casi once años.

No importa quien venza este domingo, Serena se mantendrá en el puesto de número uno, y Sharapova en el dos. La estadounidense parte como favorita porque no pierde una final desde el torneo de Cincinnati en 2013. Desde entonces lleva ganadas las diez finales que ha disputado.

Sharapova sabe eso y también que el enfrentamiento de mañana será el 19 entre ellas, y que Serena ha ganado los últimos 15, en algo más de una década de insatisfacciones, desesperanzas y rabietas de la rusa.

"Estoy emocionada. Me encanta jugar contra ella", dijo Serena. "No esperaba llegar a la final y por eso estoy feliz aquí", añadió la estadounidense, quizás recordando sus malos comienzos esta temporada en la Copa Hopman, donde cayó ante la canadiense Eugene Bouchard en dos sets, y ante la polaca Agnieszka Radwanska en tres.

"Ella es una jugadora maravillosa y que siempre quiere ser mejor", dijo sobre Sharapova, "estoy orgullosa de que mi juego se adapte tan bien al suyo".

"María está jugando increíble, sigue en el torneo solo porque es una luchadora y porque renuncia a bajar los brazos. Es un partido nuevo y no tiene nada que perder, solo cosas que ganar, y yo pienso de igual manera. He ganado este torneo varias veces y no tengo que salir con la obligación de ganar otro título. Lo quiero, pero no es una cuestión de vida o muerte", explicó Serena que analizó ese cambio de conducta.

"Mi teoría ahora es relajarme y jugar ese partido lo mejor que pueda. Cuando ponga un pie en la pista y oiga el anuncio, debo pensar que no tengo que ganar más, así podré relajarme y divertirme", fue su tesis final.

Serena ha sabido manejar las situaciones en este torneo, y como su entrenador Patrick Moratoglou relató a EFE en una entrevista, ha sido capaz de "detener las oleadas de jóvenes jugadoras" que se acercan, "adaptarse a esos nuevos tiempos y salvarlos". Esas han sido su claves.

Así, aunque perdió el set inicial contra la ucraniana Elina Svitolina y superó con problemas a la española Garbiñe Muguruza, en tres, consolidó su dominio sobre las nuevas al imponerse a su compatriota Madison Keys (7-6 (5) y 6-2) en semifinales, eso si, al noveno punto de partido.

Sharapova solo ha ganado un set a Serena en los últimos once partidos. Fue en la final de Miami de 2013, en la que Serena vengó esa afrenta ganando luego diez juegos seguidos para cerrar el encuentro.

Serena tiene en su cartera 18 títulos del Grand Slam, empatada con sus compatriotas Chris Evert y Martina Navratilova. En finales del Grand Slam está 18-4, y una de esas derrotas llegó contra una Sharapova de 17 años, en Wimbledon en 2004.
Sharapova, con 5-4 en finales grandes, cayó contra Serena en el Abierto de Austrlia de 2007 y hace dos años en Roland Garros.

Ambas han ganado los cuatro grandes y Sharapova recuerda aún que obtuvo el título en Melbourne Park en 2008, y Serena que el último que obtuvo aquí fue en 2010.

Sharapova tiene mucho que agradecer a la ucraniana Alexandra Panova, que en la segunda ronda dispuso de dos bolas de partido para eliminarla. Salvados ambas, un nuevo torneo apareció para la rusa, que ahora quiere cambiar "todo ese pasado" contra Serena. A fin de cuentas también llevaba Tomas Berdych 17 partidos seguidos contra el español Rafael Nadal.

"No jugué lo mejor en ese partido, pero después luché para seguir y lo he dejado atrás sabiendo que podía subir mi nivel", recordó contra Panova. "Ha sido un extraño camino para llegar al a final, pero estoy feliz de estar aquí", dijo.

"Tras superarlo sentí que me daban una segunda oportunidad en este torneo. No sé como ni porqué, pero la he aprovechado ahora", añadió sobre su momento más peligroso en el torneo.
"Creo que su poder y agresividad me hace a mi un poco más agresiva también", opinó sobre Serena. "Quizás queriendo hacer algo más de lo que se.

Ella te hace buscar ese golpe que realmente necesitas, te da ese plus", señaló Maria sobre el juego de la menor de las Williams. "Es un duelo muy complicado para mi, pero soy una competidora y saldré a hacer todo lo que pueda para cambiar todo ese pasado", resumió Sharapova. "Creo que en cierta manera, los nervios se equiparan a la emoción, porque sabes que hay algo muy grande delante de ti", cerró sobre la final del sábado. Esa final será la octava entre una rusa y una estadounidense luchando por el título en el primer grande de la temporada.

El tenis USA domina por 6-1 y todas han sido a dos sets.
"Mi confianza es alta en una final de un Grand Slam, no importa contra quien me enfrente, incluso si tengo un récord desastroso o no", señaló Maria desafiante, al referirse a los casi once años que ha visto como su rival la impedía sonreír.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)