9 de septiembre del 2016     00:00

La checa Karolina Pliskova eliminó a Serena Williams en semifinales del US Open

La tenista checa Karolina Pliskova (der.) derrotó a la estadounidense Serena Williams (izq.) en la semifinal femenina del US Open y es la nueva número 1 de la clasificación de la WTA. Foto: Dino García, especial para EL COMERCIO

La tenista checa Karolina Pliskova (der.) derrotó a la estadounidense Serena Williams (izq.) en la semifinal femenina del US Open y es la nueva número 1 de la clasificación de la WTA. Foto: Dino García, especial para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

La tenista checa Karolina Pliskova, décima favorita, dio la sorpresa del US Open al vencer este jueves 8 de septiembre del 2016, a la número uno mundial, Serena Williams, en dos sets con parciales de 6-2, 7-6 (7-5), para sellar su pasaje a la final del último Grand Slam del año.

Pliskova, de 24 años y undécima del 'ranking' mundial, enfrentará en la final del sábado a la ganadora de la otra semifinal de esta jornada, entre la danesa Caroline Wozniacki y la alemana Angelique Kerber (N.2).

Es la primera vez en su carrera que Pliskova se clasifica a una final de un Grand Slam, donde no había superado nunca la tercera ronda.

"¡No me lo creo! Yo sabía que tenía la oportunidad de ganar a cualquiera si hacía mi juego", exclamó una feliz Pliskova. "Estoy muy contenta de estar en la final y haber vencido a Serena ya que ella es una gran campeona", añadió.

Pliskova le cortó a Serena Williams la posibilidad de conseguir su 23º título de Gran Slam y de mantenerse por 187 semanas consecutivas en el número uno de la clasificación de la WTA. Angelique Kerber, gane o pierda su partido de semifinales, suplantará a Williams en lo más alto de WTA cuando la nueva clasificación mundial sea dada a conocer el lunes.

Una Serena insegura
La estadounidense de 34 años entró al partido con cierta apatía, y nunca se vio, en la hora y 26 minutos que duró el encuentro, a aquella jugadora combativa que peleaba cada punto y coronaba las jugadas exitosas con un grito de guerra.

Williams venía arrastrando una lesión del hombro derecho que le ocasionó la eliminación temprana del torneo de los Juegos Olímpicos y su ausencia en otros certámenes del circuito, previo al US Open.

Algo de eso se puede colegir hurgando en las estadísticas: Serena cometió 31 errores no forzados, por 25 su rival, pero 24 de esos fallos fueron tirando golpes con la derecha o reveses a esa mano.

También, su servicio no caminó más allá de los 191,5 km/h, casi 10 km/h menos que su media habitual por partido.

El partido
Pliskova devolvió muy bien los saques de Serena, restando a lugares incómodos que sorprendieron a la diva del tenis en varias ocasiones.

Serena ya había derrotado a la checa en la única ocasión que se midieron, en el torneo de Stanford 2014.

En cinco puntos, la checa le quebró a la estadounidense por primera vez en la noche, y se adelantó 2-1. Seis saques después, confirmó su servicio y se puso 3-1.

El público comenzó a animar a Serena, que luchaba por encontrar la concentración. Pero nada parecía sacar a la Williams de su marasmo.

Unos 'games' más adelante volvió a ceder el servicio y dejó el terreno listo para que la checa se llevara el primer set 6-2.

El segundo comenzó casi con el mismo tono y de nuevo la europea volvió a quebrar colocándose al frente 3-2, pero Serena reaccionó y le devolvió la pastilla con un servicio que comenzó a funcionarle mejor.

"En el segundo set mi segundo servicio estaba a plena potencia, así que tuve que tomar riesgos. El servicio fue clave, mi objetivo de hoy era vencer a Serena", declaró Pliskova. "Eso para mi era casi más importante que jugar la final", añadió.

Ambas estuvieron mano a mano hasta el 6-6, que abrió la compuerta de un 'tiebreak' donde Serena no fue ni la sombra de sí misma.

La checa impuso su saque para adelantarse 3-0 pero Serena recuperó terreno hasta el empate 5-5. La estadounidense se fue de largo por el fondo y Pliskova se adelantó 6-5.

Inexplicablemente, Williams metió sus dos saques contra la red para una doble falta monstruosa en el momento clave, que le costó la eliminación del torneo y el puesto número uno del mundo.

"Definitivamente, ella sirvió mejor hoy, jugó mejor que yo, y se merece el triunfo", declaró Serena en la rueda de prensa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)