29 de agosto de 2016 10:29

El techo retráctil de la pista Arthur Ashe Stadium será la gran estrella en US Open

Los jugadores practican bajo el techo retráctil recién terminado en lo alto del estadio Arthur Ashe un día antes del inicio del US Open en el Centro USTA National Tennis en Flushing Meadows, Nueva York, EE.UU., el 28 de agosto de 2016. EFE

Los jugadores practican bajo el techo retráctil recién terminado en lo alto del estadio Arthur Ashe un día antes del inicio del US Open en el Centro USTA National Tennis en Flushing Meadows, Nueva York, EE.UU., el 28 de agosto de 2016. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

Todo está listo en el Centro Nacional de Tenis Billie Jean King National de la USTA para que de comienzo un nuevo torneo del US Open, que tendrá este año como gran novedad el ansiado techo retráctil que cubre la pista Arthur Ashe Stadium y que será la gran atracción.

La nueva construcción, que ha tenido un coste de
USD 150 millones pone fin a largas demoras por lluvia que cada año se generaban en el estadio más grande que hay en el tenis mundial para un torneo de Grand Slam.

La gigantesca estructura de cierra que ha sido colocado sobre el estadio tendrá detrás un gran equipo que trabajará en coordinación perfecta con dos meteorólogos para realizar todo el proceso de apertura y cierre cuando la lluvia haga acto de presencia.

Todo el proceso está estudiado a la perfección y las pruebas realizadas dejaron una gran coordinación y sin ningún tipo de problemas de principio a fin del proceso.

Los meteorólogos también le pasaran la información actualizada cada 30 minutos al árbitro del torneo Brian Earley, que será el que decida cuando se debe cerrar el techo.

Video: YouTube  Canal: US Open tennis Championships

La primera actualización vendrá cada mañana a las 9 de la mañana, dos horas antes del comienzo del partido inicial , como parte de la reunión diaria del personal del torneo, que incluye Earley, el director del torneo, David Brewer, el jefe de operaciones del Centro Nacional de Tenis Billie Jean King National, Danny Zausner, el director de ingeniería
Chuck Jettmar y un supervisor de Grand Slam.

Este equipo discutirá las perspectivas generales de la jornada, con las previsiones sobre la base de una amplia experiencia deportiva del mundo del tenis, fútbol, automovilismo y la navegación para resaltar las bolsas potenciales de las inclemencias del tiempo.

A partir de ahí, el árbitro del torneo se mantendrá en comunicación constante durante todo el día hasta que se dispute el último tanto del partido con el que se cierre la jornada.

Brewer recordó que el US Open sigue siendo un evento al aire libre y, como tal, el techo se mantendrá abierto tanto como sea posible, a menos que la lluvia o la amenaza de lluvia obliga al cierre, que necesita tener un tiempo para realizarlo.

La decisión final sobre el momento de cerrar el techo viene en última instancia al torneo árbitro Earley, que será la definitiva y puede ordenar que el estadio se vaya acondicionando mientras se hace la operación del cierre de techo.

Mientras que Earley también avisará a los jugadores en acción del inicio del proceso que será muy breve ya que puede concluirse en menos de siete minutos y las persianas se pueden cerrar en
30 segundos.

Una vez que el techo se ha cerrado y el sello hermético se ha activado, se hace circular aire alrededor del estadio para mantener una temperatura y humedad similar a la que era antes del cierre.
La decisión también se hará si se desea activar las luces del estadio en adelante, si no lo han hecho. La potencia de las luces será dictada por la luz ambiente en el estadio.

El techo estará totalmente abierto o cerrado y no va a ser utilizado para proteger a los titulares de las entradas de abono para protegerlos del calor o la luz directa del sol.

Tres trabajadores de la cabina de control del techo seguirán el progreso a través de una serie de ordenadores, cámaras y sensores infrarrojos para controlar todo, desde sistemas de velocidad y frenado del techo a la temperatura, punto de rocío y la humedad.
El techo puede abrirse y cerrarse durante vientos de hasta 45 kilómetros por hora.

Los meteorólogos permanecen en el lugar hasta que la última bola es golpeada y operadores de techo están disponibles en el estadio 24 horas del día durante toda la duración del torneo.

Los organizadores esperan cerrar preventivamente el techo durante la noche en preparación para la lluvia antes de que se hicieron los primeros partidos del día siguiente a las 11 horas.

Otras decisiones en tiempo real serán implementadas al trabajar con las micro previsiones del equipo de la predicción meteorológica, que utiliza un radar especializado en Brooklyn para supervisar las condiciones locales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)